Guía de compra

Cómo elegir el mejor gazpacho envasado

gazpacho casero

El gazpacho es uno de los imprescindibles del verano. Con ingredientes tan naturales como saludables, tan nutritivos como refrescantes, pocos se resisten a esta sopa fría. En el mercado hay muchos gazpachos ya preparados, adecuados para quien no tiene tiempo o ganas de hacerlo en casa, ¿qué podemos esperar de ellos?

Gazpacho: fresco, nutritivo y saludable

El gazpacho es uno de los platos estrella del verano en los hogares españoles, una opción que nos hidrata y alimenta a la vez.

  • El interés nutricional del gazpacho radica en la presencia de vitaminas (vitamina C y carotenos, sobre todo) y minerales (potasio fundamentalmente), además de todos los fitonutrientes.
  • El contenido en fibra se ve mermado, ya que se suelen pelar las hortalizas (también el tomate) y en muchas casas el gazpacho se pasa por el chino para que sea más líquido. 
  • El aporte energético del gazpacho depende sobre todo del pan y del aceite de oliva, puesto que el resto de los ingredientes son hortalizas con un bajo aporte calórico. Un gazpacho casero aporta de media unas 110 kcal por ración de 200 ml.

Distintos tipos de gazpacho

El gazpacho es un plato muy versátil que permite adaptarse a los gustos y necesidades de cada uno, hasta tal punto que cada cocinero tiene su propia receta. En la gastronomía española hay varios tipos de gazpachos: el andaluz, más sencillo, el extremeño, donde el tomate troceado se sirve sobre un majado de ajos en aceite, y el manchego que no tiene nada que ver con este plato frío ya que se trata de un guiso elaborado con carne que se sirve con tortas de pan.

Hay tantas recetas de gazpacho como hogares: con más o menos pan, o incluso sin él, con ajo, con comino... Las hortalizas de temporada, una batidora o un robot de cocina, y poco más hace falta para disfrutar de un rico gazpacho.

OCU analiza gazpachos frescos

Gazpacho envasado, no tan bueno como el casero

Son muchos los que se decantan por los productos envasados, en bote, botella o brik.Esta opción tiene sus ventajas:

  • Es una forma de disfrutar de este plato en cualquier momento.
  • Es una opción cómoda, te ahorra la elaboración y siempre tienes a mano una plato refrescante.
  • Es muy fácil de transportar: se puede llevar a cualquier parte sin problemas, y además algunos fabricantes incluyen envases individuales

Pero no te engañes, el mejor gazpacho envasado no es igual que el que se hace en casa. En realidad, pocos consiguen acercarse a un gazpacho casero. Son muy pocos los que incorporan pan en sus recetas; además, los contenidos en aceite son muy bajos hasta tal punto que un vaso de gazpacho industrial aporta de media unas 90 kcal (de 62 a 150 kcal). Sus pocas calorías lo convierten en perfecto si quieres limitar tu ingesta calórica, pero es decepcionante si quieres disfrutar de un plato típico de la gastronomía española.

¿Fresco? Para fresco, el de casa

Ahora, la tendencia en el mercado es hablar de natural y fresco. Los gazpachos no se quedan fuera de las nuevas técnicas comerciales. De hecho, están proliferando los gazpachos frescos. Pero ¿qué hay detrás del adjetivo "fresco"?

Uno de los ingredientes importantes del gazpacho es el vinagre. Además de aportar sabor, el vinagre baja el pH de la preparación, lo que permite evitar alteraciones microbiológicas. El gazpacho casero tiene una vida útil muy corta (de 3 a 4 días). En la industria es necesario alargar la vida útil de los gazpachos, por eso se someten a un tratamiento térmico para garantizar su seguridad. La combinación del ácido (vinagre) con el calor da lugar a un alimento seguro que debe ser conservado en el frigorífico hasta el momento de su consumo. Con el avance de las nuevas tecnologías, estos tratamientos son menos agresivos e incluso dan paso a otras técnicas, como pueden ser las altas presiones.

En el supermercado se pueden encontrar gazpachos sometidos a una pasteurización (menos de 85 ºC durante unos 20 segundos) o a una "flash pasteurización" o HTST (tratamiento de unos segundos a 88 ºC), pero también productos que no se han sometido a ningún tratamiento térmico. No siempre se especifica claramente el tratamiento al que se someten los gazpachos. Incluso aquellos que indican “no pasteurizados” no quiere decir que no hayan sufrido algún tratamiento de conservación.

Los mejores gazpachos envasados

De nuestro análisis de gazpachos concluimos que pueden ser una alternativa cómoda a la elaboración casera. Pero entre ellaos hay grandes diferencias:

  • La diferencia entre gazpachos como el de Don Simón o el de Bo de Debò con el gazapcho Raf de Santa Teresa o el fresco de Hacendado radica en su sabor, sobre todo por la presencia de retrogustos amargos o sabores muy ácidos que pueden estropear la degustación. 
  • Además de la degustación, el precio es otro factor importante como elemento diferenciador. Por ejemplo, la diferencia entre el gazpacho más caro de nuestro estudio, Raf de Santa Teresa, y el producto Compra Maestra, ronda los 4 euros el litro. 

Descubre cuáles son los mejores productos: consulta todos los detalles en nuestro comparador.

CONSULTA LOS RESULTADOS DEL ESTUDIO

Recuerda que con nuestra App OCU Market también puedes conocer los precios y valoraciones nutricionales de los gazpachos y otros productos de alimentación. 

App OCU Market

Preguntas frecuentes sobre los gazpachos

¿Qué beneficios tiene el gazpacho?

El gazpacho es una sopa fría elaborada a partir de hortalizas de temporada: tomate, pimiento y pepino. Su beneficio es doble: por un lado, hidrata y por otro, aporta los beneficios nutricionales de las hortalizas. Si no pasas el gazpacho por el tamiz o un chino, el beneficio es aún mayor, ya que las mermas en cuanto al contenido en fibra son menores.

¿Cuál es el significado de la palabra gazpacho? ¿Dónde se originó?

La palabra gazpacho procede del latín “caspa”, que significa “restos” o “menudencias”. Los pastores disfrutaban durante la época prerromana de una primitiva variante del gazpacho elaborada con pan seco, ajo, vinagre, aceite y agua (esta receta se parece más a nuestro actual salmorejo que al gazpacho). Posteriormente, los campesinos fueron incorporando verduras, y de esta manera podían recuperar fuerzas cuando estaban en el campo, pues el gazpacho llena el estómago, apaga la sed y aporta al cuerpo sales y vitaminas.

¿Cómo se come el gazpacho?

“Del gazpacho no hay empacho”, dice el refrán. Esta sopa fría es uno de los representantes de la dieta mediterránea, originaria de Andalucía, pero de consumo extendido en todo el país, hasta tal punto que existe más de una receta de gazpacho. El gazpacho es una sopa fría o una bebida refrescante muy socorrida en verano, aunque no exclusiva de esta época del año. Una de sus peculiaridades es su versatilidad en la mesa: puede tomarse a modo de refresco, como entremés o como sopa fría de verduras.

La forma típica de servirlo es muy frío en un cuenco de barro, disponiendo por encima tomate, pepino, pimiento, cebolla y pan picados.

Los más atrevidos pueden sustituir el tomate por alguna fruta veraniega, como la sandía o el melocotón. ¡Imaginación al poder!