Pastel de mandarina (6 personas)

Ingredientes

500 g de mandarinas

Para el brillo de naranja:
150 ml de zumo de naranja
60 g de azúcar
1 hoja de gelatina

Para la crema de mandarina:
150 ml de pulpa de mandarina
6 yemas de huevo batidas
90 g de azúcar

Para la masa quebrada:
150 g de harina,
90 gramos de mantequilla atemperada
1 cucharada de café rasa de sal
1 cucharada de café de azúcar
1 yema de huevo
50 ml de leche

Preparación

Crema de mandarina:
Mezcle concienzudamente todos los ingredientes y póngalos a fuego lento, moviendo poco a poco hasta formar una crema suave.
Deje enfriar y a continuación móntelo en un robot de cocina.
Reserve.

Masa quebrada:
Mezcle en un recipiente la mantequilla pomada (ablandada y amasada), la sal, el azúcar, la yema de huevo y la leche.
Añada la harina tamizada poco a poco.
Mézcle todo con las yemas de los dedos, sin amasar demasiado.
Forme una bola y resérvelo en la nevera durante 2 horas.
Estire la masa con un rodillo sobre una superficie enharinada hasta dejarla con 3-4 milímetros de espesor.
Divídala en 6 porciones y coloque cada una en un molde y, sobre éstos, ponga un papel de estraza cubierto de legumbres.
Hornee en el horno precalentado a 180 °C durante 30 minutos.

Brillo de naranja:
Ponga a hervir el zumo de naranja con el azúcar, añada la gelatina previamente hidratada y deje que se enfríe a temperatura ambiente.

Acabado del plato:
Vierta la crema dentro de la masa quebrada.
Pele las mandarinas y coloque los gajos sobre las tartas; añada por encima el brillo y déjelo enfriar.

Volver