Informe

Anorexia y bulimia

13 febrero 2015
cintura

13 febrero 2015

La anorexia y la bulimia son dos trastornos de la conducta alimentaria que afectan principalmente a las mujeres. Ambas tienen consecuencias peligrosas para la salud y una tasa de mortalidad preocupante. Por eso es vital intervenir cuando se manifiestan los primeros síntomas.

La anorexia: rechazo de la comida

La anorexia se caracteriza por un miedo exagerado a engordar y por una distorsión de la imagen corporal, que hace que las personas se vean gordas sin estarlo. Emplean estrategias para disminuir el peso: evitan los alimentos que más engordan, se provocan el vómito, usan laxantes y diuréticos, hacen ejercicio en exceso y consumen fármacos inhibidores del apetito.

La bulimia: comer sin control

La bulimia se caracteriza por un descontrol alimentario súbito y repetido. Las personas bulímicas comen de forma clandestina, rápida y voraz. Después se sienten culpables y se menosprecian por no poder controlarse.

Signos de alarma

En la anorexia:

  • dificultad para reconocer los estados de ánimo y sensaciones
  • control del deseo de comer de manera voluntaria
  • comportamiento ejemplar hasta que aparece la enfermedad
  • inactividad sexual
  • negación del hambre
  • gran pérdida de peso y apariencia flaca y demacrada
  • introversión y retraimiento social

En la bulimia:

  • conciencia de sus estados internos, sentimientos y emociones
  • poca capacidad de controlar los propios impulsos
  • pueden aparecer otros trastornos de conducta (abuso de alcohol y otras drogas)
  • persona sexualmente activa
  • aceptación, en general, de la gravedad del trastorno
  • aspecto saludable e incluso sobrepeso
  • extroversión y vida social activa

trastornos alimenticios

Factores de riesgo

Algunas alteraciones psicológicas están en la base de los TCA, pero todo el mundo puede padecer estos trastornos en algún momento de su vida, sobre todo en la adolescencia. Las personas más predispuestas son las que tienen poca autonomía, baja autoestima y están muy pendientes de la opinión ajena.

La enfermedad se puede desencadenar por algún acontecimiento que suponga un cambio importante en la vida, divorcio de los padres, nacimiento de un hermano, inicio de la pubertad, etc.

Aunque los varones también los sufren, se sabe que ser mujer y tener entre 14 y 25 años son dos de los principales factores de riesgo para que se pueda desarrollar una anorexia o una bulimia.

 anorexia nerviosa

Cómo tratar estos trastornos

Para tratar a una persona con anorexia o bulimia se necesitan médicos, psicólogos, nutricionistas y tiempo. El tratamiento es largo y no es estándar, siempre debe adaptarse a las características del paciente. Es importante detectar pronto el trastorno para evitar la cronificación y el consiguiente aumento de los riesgos. Prevenir es educar, escuchar y estar alerta y 4 son los actores principales de esta función: sociedad, familia, escuela e industria. Cada uno en su ámbito es responsable de promover unos valores éticos y estéticos que no perjudiquen la salud. Sin olvidar la educación nutricional, que enseñe a jóvenes y adultos a comer de forma sana.