• Home
  • Apostar no es jugar

Pongamos distancia: apostar no es jugar

Juegos de azar, apuestas, tragaperras… no son cosa de niños, y no deberían estar a su alcance. Ayúdanos a mantenerlos alejados de un riesgo real.

Hay 159 usuarios apuntados
  1. Para sumarte haz clic en Únete
  2. Regístrate o entra si ya tienes una cuenta
  3. Deja tus datos y apoya la petición

¿Dudas sobre tus derechos?

OCU está a tu lado. Consulta www.ocu.org

Apostar no es jugar

Nuestra movilización contra la publicidad de apuestas y juegos online dio resultado, pero eso no significa que se haya ganado la batalla contra el juego: los locales de apuestas, las tragaperras, siguen proliferando, y son un grave problema para los consumidores más vulnerables, como niños y adolescentes. Pedimos medidas contundentes y contamos con tu apoyo para lograrlo.

OCU contra la publicidad de apuestas y juego

En 2018, tras un estudio propio, en OCU denunciamos el problema real que supone la proliferación de la publicidad del juego, las apuestas online y los locales de apuestas, que contaban con el aval a menudo de personajes admirados por los más jóvenes. Comprobamos además que, pese a las prohibiciones, los menores de edad podían acceder a estos locales e incluso apostar.

La movilización de los consumidores dio resultado: pusimos el foco en este grave problema, y conseguimos que el Gobierno actuara, modificando la ley que regulaba la publicidad del juego y las apuestas. El Real Decreto 958/2020, de 3 de noviembre redujo considerablemente las franjas horarias en las que se puede emitir esa publicidad y también sus formatos: por ejemplo, los clubes de fútbol no podrán exhibir el nombre de estas empresas en sus equipaciones, tampoco se se podrá hacer publicidad de apuestas en el descanso de un partido de fútbol y en internet, los anuncios quedarán limitados a las propias páginas web de estas compañías fuera de los márgenes recogidos por el RD. 

Es un gran avance, pero no basta: sigue siendo preocupante la proliferación de los locales de juego y apuestas. Y no son pocas las máquinas de apuestas en bares y otros negocios de hostelería.

Cada vez más jóvenes apuestan y juegan

La edad de las personas que desarrollan un problema con el juego está descendiendo: son cada vez más jóvenes quienes caen en la trampa. Y lo que es aún peor es que esta es una forma de ocio que se está normalizando y generalizando entre los más pequeños.

Adicción al juego: un riesgo real

Desarrollar una adicción al juego es un problema muy serio que puede afectar a todas las áreas de la persona: desde sus relaciones familiares, afectivas o sociales, hasta problemas laborales o académicos. Además, puede suponer problemas económicos, emocionales, riesgo de comportamientos suicidas o de consumo de otras sustancias.

Apostar no es jugar: es necesario mantener este tipo de juego fuera del alcance de los menores. ¿Nos ayudas a conseguirlo?

Mantengamos a los niños alejados del juego 

Pongamos distancia, porque apostar no es jugar. Es preciso:

  • Limitar la proliferación de locales de juego y apuestas. Queremos que haya unos mínimos que sean recogidos por todas las CC.AA. La distancia entre dos locales de este tipo, o hasta los colegios o parques infantiles no debe ser menor de 500 metros. También pedimos que se establezca un número máximo de locales por barrio o distrito. 
  • Establecer controles de acceso efectivos. Faltan medidas de seguridad reales y efectivas en todas las CC.AA. para impedir el acceso a estos locales a menores de edad y a personas con adicción al juego que hayan solicitado ser incorporadas al registro de “autoprohibidos”  que  les impida jugar o apostar. Como mínimo, todas las máquinas de juego o apuestas de estos locales u otros de hostelería deberían solicitar el DNI como medida de control. Y esto ha de ir acompañado con más inspecciones de control y seguridad en estos locales. 
  • Desarrollar campañas informativas y preventivas para niños y jóvenes, pero también para quienes se ocupan de su educación y salud: familia, profesores…

¿Nos ayudas a conseguirlo? Apoya con tu firma esta petición

Pedimos a las CC.AA. que se ponga distancia 

Dirigimos a ellas nuestras peticiones, porque de las administraciones autonómicas depende tanto la concesión de licencias para abrir nuevos locales, como el establecimiento de perímetros libres de juegos y apuestas alrededor de puntos vulnerables, como colegios o parques infantiles, así como las medidas de control y seguridad de acceso.  A ellos les pedimos 

Pongan distancia, porque apostar no es jugar

*Para poder disfrutar de las ventajas y servicios de la campaña “Apostar no es jugar" el usuario debe formar parte del programa de simpatizantes OCU. Ver información aquí.

Consultar las preguntas frecuentes

Tus dudas sobre la campaña

¿Por qué es necesaria esta acción?

La apertura indiscriminada de estos locales es una realidad que sufren especialmente los consumidores más vulnerables (jóvenes y personas con adicción al juego). La edad de inicio en el juego y las apuestas es cada vez menor y la incidencia de juego problemático en algún grado en población joven está aumentando. Estudios recientes indican que la media de edad de las personas con adicción al juego ha descendido a los 23 años, pero casi un 15% de ellos tienen problemas con el juego desde los 18 años. Es necesario tomar medidas más restrictivas.

¿A quién se dirige esta petición?

Las peticiones concretas, avaladas con el apoyo de todos los consumidores que se sumen a la acción, serán trasladadas por OCU a las administraciones autonómicas, a las que, además, se solicitará una reunión para abordarlas.

¿Hay que ser socio de OCU para sumarse a la petición?

No, no es necesario que seas socio de la organización para apoyar nuestra campaña. Cuantos más seamos, más fuerza tendrán nuestras peticiones.

¿A qué me comprometo firmando esta petición?

Apoyar esta petición no te compromete a nada, simplemente estás haciendo fuerza para conseguir los objetivos que planteamos. Nosotros nos comprometemos a mantenerte informado de los avances de la campaña.

¿Qué gana OCU con esta acción?

OCU plantea esta petición como reacción a una evidente alarma social. Los datos hablan por sí mismos: la última encuesta ESTUDES indica que casi el 23% de los chicos y chicas entre 14 y 18 años había jugado dinero en este tipo de locales. Nos jugamos mucho y urge tomar medidas. Si conseguimos frenar la proliferación de estos locales ganamos todos, y OCU gana con la sociedad.