Noticia

Que no te timen con la revisión del butano

06 marzo 2014
butano

06 marzo 2014

Si llama a la puerta un "inspector" del butano lo más probable es que te estén tendiendo una trampa: en el mejor de los casos te cambiarán la goma de la bombona a un precio desorbitado. Te explicamos cómo pasar esta revisión esencial para tu seguridad. 

Las instalaciones de butano (y de propano) tienen que pasar por una serie de controles, pero mucha gente no sabe exactamente en qué consisten. 

Aprovechándose de este desconocimiento, proliferan los falsos profesionales que solo quieren entrar en tu casa y salir con la mayor cantidad posible de dinero en efectivo. No les abras la puerta.  

Así funciona la revisión

  • ¿De qué va?: Se hace para garantizar tu seguridad, comprobando que la instalación es estanca y no hay fallos en la ventilación ni en las emisiones de gases. Pero no incluye la sustitución de la goma de la bombona: hay que cambiarla cuando caduque (la fecha aparece en la propia goma).
  • ¿Quién la hace?: Tú decides. Vale cualquier empresa autorizada y no tiene por qué ser la que te entrega las bombonas. Puede ser cualquier otra mientras tenga autorización de tu comunidad autónoma y cuente con personal debidamente identificado con carné de instalador. 
  • ¿Cada cuánto tiempo?: cada 5 años (4 en el País Vasco).
  • ¿Cuánto cuesta?: Cada empresa tiene sus precios, así que pide varios presupuestos que incluyan siempre el coste de sustituir la goma.  

Las 3 claves para hacerlo bien

1. Anota la fecha de la última revisión y preocúpate de que tu butano esté al día: es tu seguridad (y la de tus vecinos) lo que está en juego. 

2. Cuando llegue el momento de la revisión, pide varios presupuestos. No hagas caso si la empresa que te trae las bombonas te dice que deben hacerla ellos y jamás abras la puerta a una "inspección sorpresa". Solo tú puedes decidir quién la hace y hay mucho timador suelto.  

3. En la revisión estándar no se incluye la sustitución de la goma (manguera de color naranja). Busca la fecha de caducidad y, si hay que cambiarla, pide que en el presupuesto incluyan también ese concepto. Así te evitarás pagar más de lo inicialmente previsto.


Imprimir Enviar por email