Noticia

Las eléctricas van a por tu contador

25 noviembre 2014

25 noviembre 2014

Puede pasarle a cualquiera: te llega una carta de tu eléctrica diciendo que les debes 1.500 euros porque tu contador ha sido manipulado. No les importa quién ha sido. Pagas tú. El número de casos se está multiplicando y el consumidor se encuentra absolutamente indefenso. 

No queremos que tengas pesadillas, pero hoy nos toca contarte una historia de miedo

Imagínate que un día abres el buzón y tienes una carta de tu eléctrica. En ella te dicen que tu distribuidora de luz ha comprobado que tu contador ha sido manipulado. 

Después te piden dinero: la manipulación del contador se penaliza con la refacturación del último año como si hubieras estado utilizando el 100% de la potencia contratada en tu vivienda durante 6 horas al día. 

A esto le suman una multa por fraude.  

El susto llega con la cifra final: entre 800 y 2.000 euros, siendo lo más frecuente unos 1.500 euros

Y si no pagas, ya sabes: te cortan la luz

Esta pesadilla se extiende por toda España y cualquier día te puede pasar a ti

Algo huele a podrido en tu contador

Es complicado enumerar las irregularidades de un abuso que están sufriendo cada vez más y más consumidores. Probemos:

  • 1. El contador es propiedad de una eléctrica. Ellos son los que lo comprenden y lo leen cada 2 meses, ellos son los que lo instalan y lo reparan si se rompe. Pero resulta que tú eres el responsable de lo que le pase al contador y tú pagas si alguien lo truca. 
  • 2. El técnico llega para revisar los contadores, encuentra una irregularidad y rellena un acta. En ese acta deben figurar 3 firmas: la del técnico, la del cliente (la tuya) y la de un testigo. En nuestra Asesoría Jurídica estamos viendo casos en los que solo ha firmado el técnico. 
  • 3. ¿En qué se basan para acusarte de haber trucado el contador? ¿Dónde están las pruebas? ¿Cómo pueden saber que no lo ha trucado un vecino que te quiere poco o el anterior inquilino si es que estás de alquiler?

Si eres de los que piensan mal, tienes motivos para pensar aún peor.


Imprimir Enviar por email