Noticia

El Gobierno legisla en contra de los consumidores que quieren producir su propia energía

30 septiembre 2013

30 septiembre 2013

Llevamos años exigiéndolo: los consumidores deben tener la posibilidad de generar su propia energía. Pero el nuevo borrador de autoconsumo boicotea esta posibilidad. El autoconsumidor tendrá que pagar al sistema por cada kWh de energía que produzca.

Precios que suben y condiciones en constante cambio, pero OCU sigue buscando y encontrando para ti las mejores opciones en luz y gas: 

Comparador de Tarifas

 

Fomentando el derroche

Quien tiene en su casa paneles solares o una instalación éolica puede consumir la energía que genera, pero no puede vender al sistema la que no gasta. Toda esta energía se pierde.

Este es el panorama que dibuja el Real Decreto sobre autoconsumo que va a aprobarse en breve.   

Un impuesto al sol y al viento 

Un autoconsumidor que ha montado su propia instalación tendrá que pagar al sistema por cada kWh generado. El nuevo reglamento introduce el peaje de respaldo: un canon que tendrán que pagar quienes produzcan su propia energía. 

La justificación es que el consumidor que produce su propia energía está beneficiándose del respaldo que le ofrece la red eléctrica, a la que está conectado. Pero el autoconsumidor ya paga la potencia contratada en su factura. Este peaje supone volverle a cobrar por lo mismo. Y la suma no será pequeña: hasta 4 veces más caro que el peaje convencional en una tarifa con discriminación horaria.

Tanto la Comisión Nacional de la Energía (CNE) como la Comisión Nacional de Competencia (CNC) han criticado duramente este peaje. La CNE considera que "sacrifica la eficiencia económica a medio y largo plazo en aras de la sostenibilidad económica a corto plazo". La CNC advierte sobre lo "injustificado y discriminatorio" de este peaje.   

El autoconsumo será menos rentable

Si hasta ahora se tardaba unos 12 años en recuperar lo invertido en una instalación doméstica, la reforma significa que serán necesarios 35 años para amortizar lo gastado (según datos de la Unión Española Fotovoltaica).

La OCU considera que estas medidas son un atentado contra el sentido común, el medio ambiente y las normativas nacionales y europeas.

Si a esto sumamos los cambios en la factura, el mensaje es que el coste de la luz será independiente de cuánta se consuma.

Imposible en comunidades de vecinos

El autoconsumidor queda aislado a la fuerza. La norma dice que el productor de energía deberá tener la misma referencia catastral que el consumidor. Esto hace imposibles las instalaciones de producción energética comunitarias o vecinales.

Además, una instalación de autoconsumo solo podrá contar con una tecnología. Se prohíben así los mix energéticos (por ejemplo combinar paneles solares con energía eólica).


Imprimir Enviar por email