Informe

Limpiamuebles

12 enero 2013
limpiamuebles

12 enero 2013

No todos los limpiamuebles son igual de eficaces. Es más, si no se utilizan siguiendo las instrucciones pueden dañar la madera. Y la situación del mueble, al sol o a la sombra, también influye. Le contamos cómo aplicarlos para que sus mesas, sus cómodas y sus armarios luzcan bonitos y brillantes todo el año.

Limpian bien

Por regla general, los muebles de una casa se ensucian poco. Por tanto, a un limpiamuebles le pedimos, básicamente, que, una vez aplicado, la operación de quitar el polvo resulte sencilla y que proporcione brillo a nuestros muebles sin tener que frotar mucho.

La mayoría de los productos cumplen bien esta tarea; no obstante, sepa que el brillo de un mueble depende también mucho del tipo de material y de su acabado. Para que se haga una idea, en un mueble de melamina blanca y poco brillo, el efecto de estos productos se notará más que en otros acabados ya de por sí brillantes.

Alteraciones visibles en los productos para limpiar tu hogar

Una cosa es que un producto limpie mejor o peor que otro, que le des más o menos brillo… y otra, es que cuando usted lo utilice se encuentre con una sorpresa desagradable.

Tenga cuidado porque algunos productos pueden manchar o estropear los muebles, ya que, si lo piensa, al fin y al cabo son sustancias químicas que pueden reaccionar con el material de acabado.

Para evitarse un disgusto, nuestro consejo es que antes de utilizar un producto por toda la superficie, pruebe sobre una parte del mueble que no esté muy visible.

Productos para limpiar tu hogar

¡Cuidado con la luz!

Los barnices que llevan los muebles protegen de la acción de la luz, los hacen más resistentes a los cambios de temperatura, al rayado, a las manchas, aunque también hay que decir que dependiendo del tipo de barniz que lleve, esta protección será mejor o peor. En general, el uso de un limpiamuebles ni alteran las propiedades de los barnices ni las empeoran, aunque sí hay productos que cambian algo la resistencia al rayado. Téngalo en cuenta.

Mantenga sus muebles en perfecto estado

Estas sencillas medidas le permitirán mantener sus muebles en perfecto estado:

  • En primer lugar, es importante que sepa de qué están hechos sus muebles y, más aún, que conozca el acabado. Cuando compre un mueble, guarde la ficha de mantenimiento.
  • Quíteles el polvo con regularidad para que luzcan como el primer día. La operación de encerar sólo habrá que realizarla muy de vez en cuando en muebles que tengan este acabado; para la mayoría bastará con un limpiador para muebles en spray o pulverizador, que le añadirá algo de brillo.
  • Pulverice el limpiamuebles desde unos 15 o 30 cm para que se deposite sobre la superficie de forma homogénea. A continuación pase un paño limpio o una bayeta para distribuir el producto y retirar el polvo. En los productos con pistola se puede aplicar primero el producto sobre el trapo y después pasarlo sobre la superficie a limpiar.
  • Para obtener más brillo termine el pulido con un paño limpio y seco.
  • No mezcle nunca tratamientos diferentes en un mismo mueble; puede producirse una reacción química.
  • Para quitar arañazos, según sea el mueble, podrá aplicar un lápiz de color para la madera o una barra de cera; o bien tendrá que sustituir el trozo de chapado.
  • Si quiere que le duren bonitos mucho tiempo, no los exponga a la luz solar directa, ya que estropearía el color y la madera acabaría deteriorándose.
  • Por último, no abuse de estos productos ya que, a veces, pueden causar un efecto indeseado, y siga las instrucciones del fabricante.