Consejos

Ventilador o aire acondicionado, ¿qué elegir?

Cuál es la opción que más te conviene

Hay muchas formas para combatir el calor, desde darnos una ducha fresca a beber agua fría, pero sin duda uno de los temas del verano es cuál es la mejor forma de refrigerar nuestros hogares: ¿usamos un ventilador, o mejor el aire acondicionado? En OCU analizamos ambos sistemas, comparamos desde el conusmo, al precio o las prestaciones para ayudarte a elegir tu mejor opción.

05 julio 2022
aire acondicionado

¿Ventilador o aire acondicionado? Para muchos este es el dilema de todos los veranos. Evidentemente no se trata de productos comparables, puesto que los ventiladores, por norma general, no cuentan con un sistema de refrigeración, sino que simplemente mueven el aire mejorando la sensación de frescor y confort para los que se encuentran a su alrededor. No obstante, en algunas condiciones, un buen ventilador puede ser una solución más que suficiente.

¿Qué aparato consume menos?

Aunque no son comparables, para poder evaluarlos y decidir qué opción puede convenirnos más, debemos asumir ciertos parámetros comunes para ambos casos. Empecemos por conocer su consumo. Para comparar ese consumo, lo primero que debemos hacer es definir las horas estimadas de funcionamiento de cada aparato.

  • Los días laborables estimamos un uso de unas 4 horas diarias, pues se pueden poner en funcionamiento estos equipos cuando volvamos de trabajar, aproximadamente de 18 a 22h. Es posible que los días de mucho calor nos toque ponerlo también parte de la noche: normalmente el aire acondicionado no se suele dejar toda la noche puesto, pero si un par de horas. El caso de los ventiladores suele ser algo diferente, además de las 4 horas vespertinas si puede ser más habitual mantenerlo encendido mientras dormimos, por ejemplo, de 0h a 7h.
  • Los fines de semana solemos estar más en casa, por lo que, por el día, es posible que en lugar de 4, se usen unas 8 horas de media.

De tal manera que para hacer nuestros cálculos podemos estimar unas 200 horas de uso al mes, en el caso del aire acondicionado, y en torno a 340, para un ventilador.

Una vez que sabemos las horas en que los equipos estarán funcionando, necesitamos conocer la potencia de los aparatos, que determinarán el consumo de luz de cada uno.

Obviamente no consume lo mismo un ventilador que un equipo de aire acondicionado, pero además dentro de estas dos gamas de productos, también podemos encontrar equipos con potencias muy diferentes: para poder "comparar", nos centramos en aparatos para estancias de unos 20 m2, ventilador de techo de diámetro de 132 cm, y equipo de aire acondicionado tipo Split de 2,5 kW de potencia térmica.

Aunque hay muchas diferencias, en general, lo más económico es un ventilador muy eficiente, y lo más caro, un aparto de aire acondicionado poco eficiente:

 

Comparativa aire acondicionado vs ventilador

En lo que se refiere al consumo, el coste mensual de un equipo de aire acondicionado será en torno al doble o el triple que el de un ventilador de alta potencia, pero es posible contar con un equipo de aire acondicionado eficiente, que sólo suponga un consumo mensual de unos 25 euros.

Ventilador versus aire acondicionado

Para saber cuál es el tipo de aparato que más nos interesa nos fijamos en las características, prestaciones, precio, así como en las ventajas e inconvenientes de cada uno de ellos.

Ventiladores de techo

Se trata de aparatos sencillos compuestos por un motor eléctrico, de mayor o menor potencia según el tamaño y unas aspas. 

Algunos modelos funcionan con corriente alterna (AC) y otros con continua (DC): los ventiladores DC son más eficientes.

El diámetro del ventilador debe ajustarse al espacio que se quiere refrescar: cuanto mayor sea la habitación, más grande debe ser el ventilador. Algunos cuentan con un mando a distancia y una función “invierno” (rotación inversa para repartir el calor). También es frecuente que lleven una lámpara para iluminar la estancia.

Es importante que la instalación sea cuidadosa para que queden seguros, ya que son algo pesados.

Características

  • Ruido: 45 dB
  • Potencia: 50 - 100 W
  • Tamaño: 100-150 cm de diámetro

Ventajas

  • Proporcionan un flujo de aire uniforme.
  • Poco ruido: es más silencioso y gasta menos un ventilador grande girando despacio, que uno pequeño girando rápido.
  • Muy adecuados para habitaciones grandes.
  • Suelen llevar una lámpara para iluminar la estancia.

Inconvenientes

  • Realmente no refrigeran la estancia en la que se instalan.
  • A altas temperaturas a penas suele notarse la sensación de frescor.
  • Debe de estar situado cerca de las personas para poder refrescarlas.

Precio: de 40 a 270 euros.

Split fijos inverter con bomba de calor

La mayoría de los sistemas de aire acondicionado instalados son sistemas con bomba de calor, reversibl: son sistemas capaces de transferir calor desde un fluido a baja temperatura a otro a mayor temperatur, con lo que se consigue trasladar la energía térmica (el calor) de una manera eficiente desde un sitio a otro, en lugar de generar el calor directamente.

La mayoría de ellos cuentan con tecnología inverter, en la que el compresor nunca se apaga y tiene la capacidad de ajustar su velocidad a niveles más eficientes, dependiendo de la temperatura de la habitación consumiendo así menos energía. Los fabricantes aseguran que los aires acondicionados inverter permiten un ahorro energético del 30% cada ocho horas de uso respecto a un aire acondicionado tradicional.

La instalación de estos equipos es más costosa que la del ventilador de techo, en torno a los 250 euros, y deberá ser realizada por un instalador doblemente certificado.

Características de la unidad interior

  • Ruido: > 45 dB
  • Potencia: Entre 2,5 y 3,5 kW
  • Dimensiones: 83 x 31 x 55 cm

Ventajas

  • Pueden tanto enfriar como calentar una habitación de una manera muy eficiente.
  • Suelen contar con “modo ahorro energético”, lo que puede suponer un 30% de ahorro adiciona: con esta opción el coste mensual se acercaría a la factura del ventilador.
  • Son una forma segura de climatizar tu hogar sin necesidad de dejar las ventanas abiertas.

Inconvenientes

  • Son una opción más caras: exige una inversión mayor en la compra y la instalación.
  • Debe ser montado permanentemente en una pared exterior por un profesional certificado: el coste de instalación puede oscilar entre 250 y 500 euros.
  • Si vives en una comunidad de vecinos y necesitas instalar la unidad exterior en las paredes exteriores, esto deberá ser autorizado por la junta de vecinos previamente.

Precio:  de 330 a 1.650 euros.

Aire acondicionado, ¿cuál es el mejor?

45 Mala calidad
Aires acondicionados
Desde 399,00 
67 BUENA
CALIDAD
Aires acondicionados
Desde 708,52 
73 MUY BUENA
CALIDAD
COMPRA
MAESTRA
Aires acondicionados
Desde 808,99 

Lo más sostenible, refrigeración natural

Es evidente que, buscando el mayor confort y deseando refrescarnos, al recurrir a estos aparatos no contribuimos a mejorar el problem, ya que se utilizan combustibles fósiles o filtran gases refrigerantes que atrapan el calor... Lo más sostenible y económico cuando aprieta el calor es optar por sistemas "naturales":

  • Aprovecha la ventilación natural: cuando la temperatura exterior comience a ser uno dos grados inferiores a la del aire dentro de casa, abre las ventanas. La ventilación natural es muy efectiva cuando se pueden abrir ventanas en fachadas opuestas, lo que provoca una corriente de aire por la diferencia de temperatura entre ellas. Si todas las ventanas se encuentran en la misma fachada, el efecto se reduce.
  • Intenta impedir en lo posible la entrada de aire caliente. La medida elemental es mantener cerradas puertas y ventanas en las horas de más calor, entre media mañana y media tarde. Para que este procedimiento sea efectivo, las ventanas deben estar protegidas por persianas o toldos. La renovación de aire se puede reducir al mínimo durante esas horas, pero es conveniente limitar las actividades que aumentan la contaminación interior: fumar, utilizar pinturas o pegamentos, o cocinar.
  • Trata de disminuir las fuentes de calor. Limita el uso de electrodomésticos y bombillas al que sea imprescindible. Procura no utilizar el horno, la plancha, la secadora o cualquier aparato que funcione con resistencias durante las horas de más calor. Los LED o las bombillas de bajo consumo emiten mucho menos calor que las bombillas tradicionales.
  • Adapta la casa al calor, quitando las alfombras, y usando los tejidos más frescos en el hogar, como el algodón o el lino.