Noticia

Impresoras 3D para todos los públicos

28 enero 2014
Impresora

28 enero 2014

Espectaculares y con potencial de ciencia-ficción, las impresoras 3D consiguen resultados concretos en el terreno profesional (prótesis médicas, obras de arte...) pero en nuestras casas aún buscan su lugar. Queda claro que su precio es alto, pero hay dudas sobre qué uso darlas. 

Si aún no quieres dar el salto al 3D, encuentra la mejor impresora "convencional" con este análisis detallado de 95 modelos:

Comparador de Impresoras

Las 3 pegas de las impresoras 3D

  • 1. Son caras: aunque los precios han mejorado desde la pionera Makerbot Replicator 2 (2.399 euros), los modelos más baratos no bajan de 500 euros (una buena impresora "convencional" cuesta 100 euros) y en ocasiones hay que pedirlos al extranjero. Luego está el material, aunque este gasto es difícil de calcular (depende de la impresora y del nivel de detalle, aunque con ciertos materiales se puede conseguir 1 kg. por 24 euros y fabricar, por ejemplo, 100 torres de ajedrez).
  • 2. Son "lentas": no es justo comparar lo que hacen los modelos 3D con la impresión convencional, pero hay que tener en cuenta que imprimir un objeto tridimensional sin gran nivel de detalle puede llevar fácilmente unas dos horas.
  • 3. ¿Son necesarias?: evidentemente quien quiera dedicarse al diseño 3D tiene en estas impresoras un verdadero tesoro. Pero ¿qué pasa con el ciudadano de a pie que no diseña? Tendrá que conformarse con los diseños precreados por el propio fabricante.

Carcasa para móvil hecha con impresora 3D

Carcasa para móvil hecha con impresora 3D

Usos para el pueblo llano

Aunque no hay duda del enorme potencial que tienen las impresoras 3D para los profesionales del diseño, es más complicado mencionar usos domésticos para un consumidor cualquiera.

Le preguntamos a Marc Torras, responsable de Comunicación de entresD (venta de impresoras). Propone 4 ideas:

  • Utensilios de cocina
  • Piezas modulares de juguete
  • Monturas de gafas
  • Recambios para un objeto roto

Coche de juguete hecho con impresora 3D

Coche de juguete hecho con impresora 3D

 

Son posibilidades concretas que cada uno deberá explorar, pero que en cualquier caso quedan lejos de las espectaculares noticias que están apareciendo en la prensa: casas enteras por módulos, coches hazlo-tú-mismo... 

“Es el consumidor quien debe valorar si le sale a cuenta", razona Marc Torras. "Para quien la quiera como capricho es todavía un capricho caro. Pero alguien fascinado por el modelismo puede usarla a diario".

Colgador de llaves hecho con impresora 3D

Colgador de llaves hecho con impresora 3D

Comunidades para compartir diseños

La pregunta clave es cómo sacar provecho a una impresora 3D sin tener conocimientos de diseño ni software profesional.

Torras considera que "los fabricantes están invirtiendo mucho para que cualquiera pueda hacer sus modelos, incluso diseños complejos sin tener mucha idea, solo arrastrando formas geométricas y usando el sentido común".

Para quien no puede diseñar, se está abriendo paso una opción muy interesante: comunidades en las que se comparten o venden diseños ya hechos. Thingiverse, Fabster, Azavy...

Son webs que merece la pena visitar para ver lo que es realmente posible conseguir con una impresora 3D.


Imprimir Enviar por email