Noticia

Mejor no usar aspirina para prevenir

30 mayo 2014

30 mayo 2014

La aspirina es uno de los medicamentos más famosos. Son muchas sus propiedades y virtudes… pero no todas están justificadas. Los últimos estudios critican el recurso generalizado a la aspirina para prevenir accidentes cardiovasculares.

A diario se consumen en el mundo unos 100 millones de aspirinas. Es un famoso y reconocido medicamento contra el dolor y la fiebre, nadie lo pone en duda. Pero tomar aspirina estando sano para prevenir un posible infarto es un ejemplo más de las prácticas que OCU busca combatir con su campaña contra la medicalización de la vida.

Aspirina sí...

La aspirina, o ácido acetil salicílico, es uno de los medicamentos más famosos del mundo. El ácido salicílico, una sustancia contenida en la corteza de sauce, se ha utilizado desde la antigüedad por sus propiedades combatir para el dolor. A  partir de esta sustancia los laboratorios Bayer sintetizaron la aspirina, que ya tiene más de cien años.

El ácido acetil salicílico se utiliza como antiinflamatorio y analgésico, para combatir el dolor, y también es antipirético. Pero además, por su efecto antiagregante plaquetario, se recurre también a este fármaco (a bajas dosis) para prevenir accidentes cardiovasculares.

… pero no para todo

La aspirina y otros antiagregantes previenen los accidentes vasculares (ictus, infartos…) en personas de riesgo o que ya han padecido antes un primer accidente vascular. Sin embargo, en personas sanas, con bajo riesgo cardiovascular, el potencial beneficio de usar aspirina se vería contrarrestado por el riesgo derivado de su uso, por ejemplo, la posible aparición de hemorragias digestivas.

De hecho, la agencia reguladora de medicamentos en Estados Unidos, FDA, ha desaconsejado de forma oficial usar aspirina en prevención primaria de accidentes vasculares, pese a que la farmacéutica Bayer intentaba ampliar esa indicación, por razones estrictamente comerciales. Para la FDA, los datos de los estudios no respaldan el uso de aspirina como una medicación preventiva para personas que no han tenido un ataque al corazón, ictus o problemas cardiovasculares previos, y considera que existen riesgos asociados con el uso de aspirina como riesgo de hemorragia o sangrado gástrico.

Desde OCU estamos de acuerdo con esta opiniónr: a nuestro juicio, la prescripción de ácido acetil salicílico (aspirina) para prevenir problemas cardiovasculares en personas sanas es otro ejemplo de medicalización de la vida, un nuevo caso de recurrir a las pastillas sin necesidad en personas sanas.


Imprimir Enviar por email