Noticia

El omeprazol aumenta el riesgo de infarto

16 junio 2015
pastis

16 junio 2015

El segundo medicamento más vendido en farmacias (solo por detrás del paracetamol) vive su edad de oro: consumimos un 310% más que en el año 2000. Tragárselo como si fueran caramelos, en tratamientos prolongados e injustificados, solo sirve para correr riesgos.  

Una cosa es que el omeprazol sea un medicamento para reducir la acidez gástrica. Y otra muy diferente usarlo de manera rutinaria para "proteger el estómago". 

Tomar omeprazol de manera habitual no tiene sentido.  

Es cierto que, si estás tomando ibuprofeno u otros antiinflamatorios, el omeprazol disminuye el riesgo de úlcera. 

Pero hablamos de situaciones muy concretas que solo un médico puede valorar:

  • tratamientos con altas dosis de ibuprofeno.
  • tratamientos prolongados.
  • en personas mayores.
  • cuando hay antecedentes de úlcera o sangrado gastroduodenal.
  • en personas que tengan que tomar también anticoagulantes o corticoides. 
  • en personas con enfermedades renales, hepáticas o cardiovasculares graves. 

Más allá de estos casos, no hay pruebas científicas que respalden su uso sistemático cada vez que se toman antiinflamatorios. 

La trampa del omeprazol

La Universidad de Stanford ha revisado los casos de 2,9 millones de pacientes con reflujo que tomaban omeprazol de manera rutinaria. 

Han encontrado que el riesgo de sufrir un infarto de miocardio puede aumentar entre un 9% y un 24%.

No es cuestión de que cunda el pánico: en términos absolutos el riesgo sigue siendo bajo (hablamos de un aumento del riesgo relativo respecto al previo). Pero es un riesgo en gran medida evitable. 

Esta noticia se suma a sus ya conocidos efectos adversos:

  • más riesgo de fracturas si tienes osteoporosis: hasta un 11% de los fémures rotos en mayores de 65 años son culpa de un tratamiento prolongado con omeprazol.    
  • dificulta la absorción de otros medicamentos
  • diarreas
  • se asocia a déficit de magnesio y vitamina B12

#PastillasLasJustas

Los medicamentos están para ser usados de manera racional: solo cuando toca y en las dosis adecuadas. Salirse de estas reglas es lo que convierte la medicina en veneno.

Los datos del Ministerio de Sanidad nos dicen que la venta de antiulcerosos aumentó un 310% entre 2000 y 2012. Dentro de este grupo, el omeprazol es el rey y su principio activo es el segundo más vendido en las farmacias, solo por detrás del paracetamol. 

Bastan estos datos para preguntarnos: ¿cuánta gente está abusando del omeprazol sin conocer los riesgos a largo plazo? 


Imprimir Enviar por email