Noticia

Contra el colesterol, ¡pastillas las justas!

02 febrero 2015
colesterol

02 febrero 2015

El colesterol preocupa a los españoles, pero en multitud de casos no es necesario medicarse para tratar de reducirlo. Basta con cambiar de hábitos y apostar por el ejercicio y la salud. Encuestamos a 2.300 personas y vemos que la sobremedicalización es una constante a erradicar.

El colesterol preocupa a buena parte de la población española, y a algunos quizá demasiado, pues se medican en exceso. Es la principal conclusión de una encuesta de OCU entre más de 2.300 personas de entre 25 y 74 años. Hemos contrastado los datos de España con los de otros países, como Bélgica, Italia, Portugal y Brasil, y comprobamos que a nivel nacional se consumen fármacos para combatir el colesterol de manera indiscriminada.

Aunque la encuesta refleja que un 27% de los españoles reconoce que tiene problemas con el colesterol, huye del alarmismo, pues España presenta la cifra más baja de los países de nuestro entorno. Pero la premisa de que el colesterol es malo y hay que mantenerlo a raya ha calado profundamente entre los españoles, en parte debido a la publicidad de multitud de productos que prometen reducir el colesterol.

Combinación de factores

Muchas personas desconocen que el hecho de tener el colesterol alto no es motivo suficiente como para medicarse. El perfil de quien sí necesita medicación es el de aquellas personas que combinan colesterol alto con otros factores de riesgo cardiovascular. El colesterol, por sí solo, apenas eleva el riesgo de sufrir un accidente o enfermedad cardiovascular. Otra cosa es tener el colesterol alto y ser en exceso sedentario, ser diabético, ser fumador, tener sobrepeso o una edad avanzada.

  • El 22% de los españoles ha tomado estatinas u otros medicamentos para reducir el colesterol, con lo cual se ha medicalizado un problema que podría enfocarse de otro modo. 
  • De las personas que siguieron un tratamiento para reducir el colesterol, sólo un 2% hicieron lo correcto: adaptar la alimentación y el estilo de vida a hábitos más saludables, practicar ejercicio físico y controlar la dieta. Por el contrario, el 41% se limitó a medicarse.

Demasiadas pastillas... para sanos

Pero la medicalización excesiva no es sólo cosa de los pacientes. Se basa en las distintas valoraciones de los especialistas médicos, que en ocasiones emplazan a tomar medicamentos con demasiada ligereza. Pero muchos pacientes no se van satisfechos del médico si no les recetan algo, y muchos médicos se extralimitan al hacerlo por la misma circunstancia. 

Los datos de nuestra encuesta evidencian que hasta un 8% de quienes toman estos medicamentos tiene niveles de colesterol por debajo de 200 mg/dl, y no necesitan medicamentos.

Lo que OCU cuestiona no es que las estatinas cumplan su cometido. Lo que cuestionamos es que se dispensen sin necesidad. Por ejemplo, una persona de 40 años con el colesterol algo por encima del límite, no necesita medicamentos si tiene un peso normal y no fuma, pues no reducirá en más de un 1% el riesgo de padecer un accidente cardiovascular. Además, el 21% de las personas tratadas con estatinas ha sentido calambres musculares o cansancio como efectos secundarios.

Mitos que no ayudan

Otro dato que se debe tener en cuenta es que existe demasiada desinformación acerca del colesterol, además de algunos mitos que no ayudan. La evidencia científica sí deja patente que se ha sobredimensionado el impacto de la subida del colesterol y no se justifica el aumento en el consumo de estatinas, y menos de una manera tan brutal: del año 2000 al 2012 el consumo de estatinas creció un 442% en España, según datos de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios.

Contra la medicalización excesiva, OCU promueve la campaña

Pastillas las justas


Imprimir Enviar por email