Informe

Suplementos y medicamentos ilegales en el deporte

13 febrero 2014

13 febrero 2014

Tomar suplementos deportivos es una práctica habitual entre culturistas y asiduos a gimnasios. Pero no son necesarios y algunos han sido retirados por incluir sustancias ilegales que pueden ser muy perjudiciales. Conoce su composición y posibles efectos y juzga por ti mismo.

Suplementos deportivos, ¿son necesarios?

Tomar suplementos alimenticios es algo habitual para los culturistas y para miles de personas que practican algún deporte. Muchos los toman con la esperanza de alcanzar beneficios para la salud, desde perder peso hasta ganar músculo.

No es fácil supervisar este mercado, que ofrece suplementos que se dispensan como quemagrasas, adelgazantes o proteína en polvo, entre otras sustancias, y que se ofertan como panacea para aumentar el rendimiento o la masa muscular. Y lo es más si tenemos en cuenta que, aunque se venden en tiendas físicas a pie de calle, su compra en Internet está muy extendida, y en la Red resultan más difíciles aún de controlar.

En los últimos años, la compra de este tipo de suplementos por parte de particulares se ha popularizado extraordinariamente, sobre todo entre los asistentes a gimnasios o entre quienes hacen deporte y que quieren ver mejorado su rendimiento rápidamente.

Dopaje (ilegal) para el gimnasio

Muchos de los suplementos dietéticos aunque son innecesarios son completamente legales como complementos de la dieta. Pero existen otros, con acción farmacológica, que se venden en canales al margen de la ley y que se consideran en casi todos los casos productos dopantes.

Algunos de estos medicamentos ilegales han sido empleados por deportistas para mejorar los resultados en competición, obviamente haciendo trampa. Pero el uso recreativo de ciertas sustancias por parte de deportistas amateur e incluso de adolescentes, resulta preocupante, sobre todo porque la mayoría de las veces se consumen únicamente con la intención de mejorar la imagen física.

Suplementos y medicamentos ilegales en el deporte

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) ha ordenado la retirada de un buen número de suplementos deportivos hasta la fecha. En todos los casos se trataba de productos destinados al consumo en el entorno del fisicoculturismo, presentados como alternativa natural a los esteroides anabólicos, para aumentar la masa y la fuerza muscular.

Análisis realizados por la propia AEMPS y por la FDA estadounidense han detectado que algunos de éstos contenían anabolizantes, en ocasiones no declarados en el etiquetado.

La AEMPS ya ha ordenado la retirada de productos de este tipo: Epistabol, Epistane y Episdrol por contener el principio activo metilepitiostanol, de acción anabólica.

El último producto retirado se llama Dymethaberry Steel Crushers, que se presenta también como alternativa a los esteroides anabólicos, para aumentar la masa y la fuerza muscular.

Según la AEMPS, Steel Crushers contiene metasterona o superdrol, un principio activo relacionado con la testosterona y que cuenta con actividad hormonal anabolizante. El consumo de metasterona, tal y como se refleja en varios artículos científicos, ha sido asociado a enfermedades hepáticas, que pueden llegar a ser muy graves, como la colestasis hepática o la hepatotoxicidad.

Suplementacion deportiva que no necesitas

Los suplementos de proteínas, las barritas con alta cantidad de proteínas y las preparaciones de aminoácidos pueden ser los productos nutricionales deportivos que más se venden. 

Una ingesta adecuada de proteínas es esencial para el crecimiento y el mantenimiento de los músculos. Pero no es necesaria una dieta especialmente rica en proteínas, ya que se pueden cubrir estas necesidades con una dieta diaria equilibrada.

 Por otro lado, se han comercializado suplementos de proteína en polvo que contenian sustancias ilegales, como esteroides, no declarados entre los ingredientes.

Suplementos deportivos naturales y/o legales

Los suplementos de creatina pueden incrementar la cantidad de energía almacenada en los músculos y aumentar el rendimiento, como el fosfato de creatina.

Estimulantes como la cafeína parece que aumentan la capacidad de resistencia durante el ejercicio y disminuyen la sensación de fatiga, pero únicamente hasta cierta cantidad: un consumo elevado de cafeína produce alteraciones del sueño, irritabilidad, temblores o taquicardia

Tampoco es aconsejable hacer un uso excesivo de las bebidas energéticas, cuyo consumo está muy extendido actualmente entre personas de todas las edades, aunque son los más jóvenes quienes más las toman, en ocasiones en cantidades exageradas.

suplementos deportivos naturales y legales

Medicamentos ilegales en el deporte

Otras sustancias diferentes a los suplementos son los fármacos, cuyo efecto se asocia con el aumento de la masa muscular o la mejora del rendimiento deportivo.

Mira qué medicamentos son, cómo actúan y qué efectos tienen:

Anabolizantes o esteroides

Son los más demandados y los más consumidos. Están destinados a incrementar la masa muscular y la fuerza. El esteroide anabólico más conocido y presente en nuestro organismo es la testosterona.

Este tipo de esteroides tienen dos efectos principales:

  • Anabólico, que promueve el incremento de la masa muscular.
  • Androgénico, que es el responsable de los caracteres masculinos, como el vello facial y la voz más profunda.

Algunos de estos esteroides, como la testosterona o sus derivados, están indicados para uso médico, pero ninguno está autorizado para mejorar el rendimiento deportivo. Se pueden encontrar en forma de pastillas, inyecciones e incluso tratamientos tópicos.

Además de aumentar los músculos, ayudan a una mejor y más rápida recuperación tras un entrenamiento, y esto hace que quienes lo toman se puedan ejercitar con mayor asiduidad y sin que se produzca sobreentreno.

Derivados sinteticos de este tipo bastante populares son el estanozolol y nandrolona.

¿Cuáles son las consecuencias del abuso de los esteroides?

Algunos esteroides han sido sintetizados para ser más dificiles de detectar en controles de drogas o dopaje. Pero, el uso de estas sustancias tiene riesgos importantes y efectos colaterales como:

  • Crecimiento de mamas en el varón.
  • Calvicie.
  • Infertilidad.
  • Impotencia.
  • Acné severo.
  • Aumento del riesgo de tendinitis y ruptura de tendones.
  • Tumores y alteraciones hepáticas.
  • Alteracion de las cifras de colesterol.
  • Hipertensión.
  • Problemas de corazón y circulatorios.
  • Desordenes psiquiátricos.
  • En la mujer, voz profunda, aumento del vello corporal, calvicie, amenorrea (ausencia de menstruación).
Algunos riesgos no son bien conocidos, ya que los esteroides en el ámbito del fisicoculturismo se toman habitualmente en dosis muy elevadas, sobre las que no existen datos de estudios clínicos. Además, como se obtienen a traves de canales ilegales, la calidad de estos productos no está garantizada.

Por otro lado, tomar anabolizantes para mejorar el rendimiento deportivo, además de ser peligroso, es ilegal.

Androstenodiona

Es una hormona producida por las glándulas adrenales, precursora de las hormonas testosterona y estradiol en hombres y mujeres. Se conoce como Andro. Otra similar es la dehidroepiandrosterona (DHEA).

Se utilizan ilegalmente para mejorar el rendimiento deportivo, pero los estudios no han demostrado que tengan este efecto potenciador del músculo. Los riesgos asociados a  tomar androstenodiona son: acné, reducción de los testículos, virilizacion en la mujer y alteración de los niveles de colesterol sanguíneo, lo que puede aumentar el riesgo cardiovascular.

Hormona de crecimiento

Se utiliza también de manera ilegal por algunos atletas. Es difícil de detectar en los controles. Su uso recreativo se basa en la capacidad de esta hormona de producir más músculo y menos grasa, aunque en los estudios clínicos no se ha demostrado que aumente la fuerza ni la resistencia muscular.

Los riesgos asociados a su uso son variados y de distinta gravedad. Desde dolor articular a debilidad muscular o retencion de liquidos pasando por alteraciones en la regulación de la glucosa y diabetes; cardiopatias, colesterol elevado e hipertensión.

Eritropoyetina (EPO)

La eritropoyetina es un tipo de hormona que se utiliza para tratar la anemia en personas con enfermedad renal grave. Aumenta la producción de glóbulos rojos y hemoglobina, lo que mejora el aporte de oxígeno a los músculos. La epoetina, derivado sintético de la eritropoyetina, es habitualmente utilizada por los personas que practican especialidades de resistencia.

El uso inapropiado de la eritropoyetina puede aumentar el riesgo de eventos trombóticos, como apoplejía, ataque cardíaco y edema pulmonar.

Diuréticos

Son medicamentos que modifican el equilibro entre fluidos y sales de nuestro organismo. Pueden producir deshidratación, y esta pérdida de agua puede conllevar una disminución del peso corporal, de manera que una persona que lo consuma podría incluso 'jugar' con la sustancia para poder competir en diferentes categorías, según el peso.

Los diuréticos se usan también para enmascarar otras sustancias. Por ejemplo, en los test de orina, ya que provocan que ésta esté más diluida.

Estos productos conllevan el riesgo de que predisponen a quienes los toman a sufrir deshidratación, cansancio extremo, desmayos, deficiencia de potasio, arritmias cardiacas y bajadas bruscas de tensión.

Estimulantes

En esta categoría se incluyen sustancias como las anfetaminas, la efedrina o la pseudoefedrina. Aunque los estimulantes pueden aumentar el rendimiento físico, a largo plazo suelen tener efectos adversos: perjudican el rendimiento deportivo y propician nerviosismo e irritabilidad. También provocan insomnio o dificultad para concentrarse, alteraciones del ritmo cardiaco, taquicardia, temblores, hipertensión, problemas circulatorios o incluso ataques al corazón.