Consejos

Descongestivos nasales

07 febrero 2017
mocos

07 febrero 2017

La congestión nasal es uno de los síntomas de resfriados y gripes, y también de la alergia. A menudo se combate recurriendo a descongestivos nasales, pero ojo: como cualquier fármaco, los descongestivos nasales no están libres de efectos secundarios. Y además, causan "efecto rebote". Moraleja: no abuses de ellos.

Estoy congestionado, ¿por qué?

La mucosa nasal es un tejido muy vascularizado, donde hay vasos arteriales, capilares, vasos venosos y un tipo de vaso capilar denominado sinusoides: estos vasos sinusoides son los responsables de la congestión nasal. Cuando están llenos de sangre e hinchados sufrimos de congestión nasal, y cuando están vacíos y deshinchados, nos descongestionamos.

Medicamentos contra la congestión 

La primera opción ante la congestión suele ser recurrir a un descongestivo nasal, en forma de spray o gotas, que se aplica directamente en las fosas nasales.

Los descongestionantes o descongestivos nasales, básicamente, lo que hacen es estimular la contracción de las células vasculares, es decir, hacen que los vasos sinusoides se contraigan: al contraerse se vacían de sangre y se deshinchan para obtener el efecto buscado. Pueden ser de dos tipos:

  • De larga duración, que mantienen la descongestión nasal entre 8-12 horas, y contienen como principios activos nafazolina, oximetazolina y xilometazolina.
  • De más corta duración, que mantienen la descongestión nasal entre 4-6 horas, y sus principios activos son la fenilefrina y la tramazolina.

A menudo estos componentes van acompañados de un antihistamínico (como la clorfenamina): se recurre a este tipo de principio activo en los medicamentos descongestionantes porque inhiben la secreción mucosa.

Además de en los descongestionantes nasales, la fenilefrina y la clorfenamina también se encuentran en medicamentos orales contra el resfriado. Actúan normalmente sobre varios síntomas, pero en general su acción es más lenta.

No abuses de ellos

Lo malo de los descongestionantes es que si se abusa de ellos, producen efecto rebote: es decir, cuando se dejan de usar vuelve la congestión nasal.

En esos casos suele suceder que el paciente cree que ha recaído de nuevo y vuelve a utilizar otra vez descongestionantes, incluso en más cantidad que la última vez, cayendo en un círculo vicioso. Sin embargo, la única forma de evitar el efecto rebote de estos medicamentos es utilizarlos a la menor dosis y durante el menor tiempo posible.

Cuidado: no son inocuos

Los descongestivos nasales son medicamentos, y como tales no están exentos de riesgos. Por eso, antes de comprar uno, te recomendamos consultar con el farmacéutico y comprobar si puedes usarlo sin problemas.

  • Aunque los descongestionantes en forma de spray nasal tienen acción básicamente local, están contraindicados en cardiopatías graves, diabetes no controlada o en personas que toman un tipo concreto de antidepresivos.
  • Además, pueden interaccionar con otros medicamentos.
  • Los descongestionantes por vía oral no suelen producir efecto rebote, pero al producir vasocontricción periférica (no solo local) pueden dar lugar a subidas de presión arterial que en personas con hipertensión pueden causar un serio problema.

Imprimir Enviar por email