¿Sabes entender correctamente un prospecto médico?

¿Qué tipo de información hay en un prospecto?, ¿cómo puedes descifrarla? Descúbrelo fácilmente con el sencillo test que te proponemos.<

¿Alguna vez te han explicado lo que significan los términos técnicos, los símbolos, etc., que aparecen en los envases y prospectos de los medicamentos? Ponte a prueba con este test.

1 Para saber si dos medicamentos son iguales, basta con mirar la marca o nombre comercial.

La marca o nombre comercial es la denominación registrada por un laboratorio farmacéutico para un preparado concreto. Para evitar errores en la medicación y duplicidades lo importante es fijarse en el nombre del principio o principios activos. Si en dos medicamentos los principios activos coinciden, entonces sí son equivalentes.

La marca o nombre comercial es la denominación registrada por un laboratorio farmacéutico para un preparado concreto. Para evitar errores en la medicación y duplicidades lo importante es fijarse en el nombre del principio o principios activos. Si en dos medicamentos los principios activos coinciden, entonces sí son equivalentes.

2 Las instrucciones sobre cómo tomar un medicamento aparecen en el apartado de la posología.

La posología indica la dosis en la que debe de administrarse un medicamento. En los prospectos que se redactan actualmente, para facilitar su comprensión, se suele sustituir la palabra posología por expresiones del tipo “¿Cómo tomar este medicamento?”

La posología indica la dosis en la que debe de administrarse un medicamento. En los prospectos que se redactan actualmente, para facilitar su comprensión, se suele sustituir la palabra posología por expresiones del tipo “¿Cómo tomar este medicamento?”

3 Un efecto secundario es frecuente si puede aparecer en la mitad de las personas que consumen el medicamento.

Los efectos adversos declarados en el prospecto de un medicamento se suelen dividir en grupos bien definidos en función de su frecuencia.

  • Muy frecuentes: aparecen en más de un 10% de los pacientes tratados.
  • Frecuentes: aparecen entre un 1% y un 10% de los pacientes tratados.
  • Poco frecuentes: aparecen entre un 0,1% y un 1% de los pacientes tratados.
  • Raros: aparecen entre un 0,1% y 0,01% de los pacientes tratados.
  • Muy raros: aparecen en menos del 0,01 % de los pacientes tratados.

Los efectos adversos declarados en el prospecto de un medicamento se suelen dividir en grupos bien definidos en función de su frecuencia.

  • Muy frecuentes: aparecen en más de un 10% de los pacientes tratados.
  • Frecuentes: aparecen entre un 1% y un 10% de los pacientes tratados.
  • Poco frecuentes: aparecen entre un 0,1% y un 1% de los pacientes tratados.
  • Raros: aparecen entre un 0,1% y 0,01% de los pacientes tratados.
  • Muy raros: aparecen en menos del 0,01 % de los pacientes tratados.

4 Para saber si puedes conducir mientras tomas el medicamento, consulta el apartado de efectos adversos.

La influencia de un medicamento sobre la capacidad de concentración, de conducir o de manejar maquinaria peligrosa es una información que suele incluirse en las “precauciones de uso” o entre las “advertencias especiales”, pero no entre los efectos adversos. Esta indicación forma parte de las informaciones necesarias previas a la toma del medicamento.

La influencia de un medicamento sobre la capacidad de concentración, de conducir o de manejar maquinaria peligrosa es una información que suele incluirse en las “precauciones de uso” o entre las “advertencias especiales”, pero no entre los efectos adversos. Esta indicación forma parte de las informaciones necesarias previas a la toma del medicamento.

5 El mejor lugar para guardar el botiquín es el cuarto de baño, siempre que esté fuera del alcance de niños.

El botiquín debe colocarse en un lugar fresco y seco, alejado de la luz. Por tanto, ni el cuarto de baño, ni la cocina son los lugares más apropiados. El calor, la humedad y la luz pueden alterar la potencia y seguridad de los medicamentos.
Otros consejos sobre cómo conservarlos en casa:

  • Guarda los medicamentos en sus envases originales y con el prospecto en su interior.
  • Si hay niños en casa, es preferible que el botiquín disponga de un cierre de seguridad.

El botiquín debe colocarse en un lugar fresco y seco, alejado de la luz. Por tanto, ni el cuarto de baño, ni la cocina son los lugares más apropiados. El calor, la humedad y la luz pueden alterar la potencia y seguridad de los medicamentos.
Otros consejos sobre cómo conservarlos en casa:

  • Guarda los medicamentos en sus envases originales y con el prospecto en su interior.
  • Si hay niños en casa, es preferible que el botiquín disponga de un cierre de seguridad.

6 En caso de ingesta masiva de un medicamento hay que actuar de inmediato aunque no haya signos visibles de intoxicación.

Dentro de las secciones “Cómo tomar” o “posología” suele haber un apartado donde se indica qué hacer en caso de intoxicación o sobredosificación. Aparte del número de teléfono del Instituto Nacional de Toxicología, que aparece con frecuencia, deben ofrecerse otros datos: los síntomas de una posible sobredosificación, el tiempo que pueden tardar en aparecer... Hay casos en los que los signos de la intoxicación puedan tardar incluso días en hacerse visibles (es el caso, por ejemplo, del paracetamol, cuya intoxicación puede tardar en manifestarse hasta 72 horas).

Dentro de las secciones “Cómo tomar” o “posología” suele haber un apartado donde se indica qué hacer en caso de intoxicación o sobredosificación. Aparte del número de teléfono del Instituto Nacional de Toxicología, que aparece con frecuencia, deben ofrecerse otros datos: los síntomas de una posible sobredosificación, el tiempo que pueden tardar en aparecer... Hay casos en los que los signos de la intoxicación puedan tardar incluso días en hacerse visibles (es el caso, por ejemplo, del paracetamol, cuya intoxicación puede tardar en manifestarse hasta 72 horas).

7 De un jarabe que tiene 100 mg de ppio. activo por mililitro y cuyo prospecto indica que la dosis diaria es de 40 mg por kg, a un niño de 8 años y 30 kg hay que darle 12 ml/día.

En algunos prospectos (especialmente en los dirigidos a niños) es necesario realizar varias operaciones matemáticas para conocer la cantidad diaria a tomar. Ante cualquier duda, pregunta al médico o farmacéutico.
En este caso:

  • En primer lugar, hay que calcular la cantidad diaria (en mg) de principio activo: si se necesitan 40 mg por cada kilo de peso y el niño pesa 30 kg, la cantidad es: 40 x 30 = 1.200 mg.
  • Después hay que pasar los mg de principio activo a ml de jarabe. Si cada ml de jarabe tiene 100 mg de principio activo, 1.200 mg equivalen a: 1.200 / 100 = 12 ml.
  • Posteriormente habría que repartir esos 12 ml entre en el número de tomas diarias. Si, por ejemplo, son 3 tomas, en cada una de ellas habría que dar al niño: 12 / 3 = 4 ml de jarabe.

En algunos prospectos (especialmente en los dirigidos a niños) es necesario realizar varias operaciones matemáticas para conocer la cantidad diaria a tomar. Ante cualquier duda, pregunta al médico o farmacéutico.
En este caso:

  • En primer lugar, hay que calcular la cantidad diaria (en mg) de principio activo: si se necesitan 40 mg por cada kilo de peso y el niño pesa 30 kg, la cantidad es: 40 x 30 = 1.200 mg.
  • Después hay que pasar los mg de principio activo a ml de jarabe. Si cada ml de jarabe tiene 100 mg de principio activo, 1.200 mg equivalen a: 1.200 / 100 = 12 ml.
  • Posteriormente habría que repartir esos 12 ml entre en el número de tomas diarias. Si, por ejemplo, son 3 tomas, en cada una de ellas habría que dar al niño: 12 / 3 = 4 ml de jarabe.

8 Si la información de un medicamento no indica la temperatura de conservación, significa que es indiferente.

Si el medicamento es estable hasta 30ºC no es necesario indicar la temperatura de conservación, pero ello no significa que sea indiferente. Siempre deben evitarse las temperaturas muy altas como por ejemplo, las que pueden alcanzarse en la guantera de un coche o en un armario cerca de una fuente de calor (radiador, ventana soleada...).

Si el medicamento es estable hasta 30ºC no es necesario indicar la temperatura de conservación, pero ello no significa que sea indiferente. Siempre deben evitarse las temperaturas muy altas como por ejemplo, las que pueden alcanzarse en la guantera de un coche o en un armario cerca de una fuente de calor (radiador, ventana soleada...).

 

 

 

Resultados

Resultado


Número de respuestas correctas inferior a 4.

Es evidente que la información de los medicamentos no está adaptada a los pacientes, que no tienen porqué conocer los fármacos, ni estar habituados a su lenguaje, lleno a veces de tecnicismos.

Pregunta a tu médico y a tu farmacéutico cualquier duda, ya que cuanto mejor conozcas los medicamentos que estás tomando, mejor y más seguro será el uso que hagas de ellos.

Resultado


Número de respuestas correctas entre 4 y 7.

Has respondido a la mitad o más de las 8 preguntas correctamente. Probablemente lees habitualmente los prospectos y estás familiarizados con su lenguaje.

En cualquier caso, pregunta a tu médico y a tu farmacéutico si tienes dudas, ya que cuanto mejor conozcas los medicamentos que estás tomando, mejor y más seguro será el uso que hagas de ellos.

Resultado


8 respuestas correctas.

¡Enhorabuena! Has respondido a todas las preguntas correctamente. Para ti los prospectos tienen pocos secretos.

En cualquier caso, pregunta a tu médico y a tu farmacéutico si tienes dudas, ya que cuanto mejor conozcas los medicamentos que estás tomando, mejor y más seguro será el uso que hagas de ellos.