Noticia

No lo llames préstamo: es usura

01 diciembre 2014

01 diciembre 2014

Cuando vienen mal dadas, siempre hay quien te atiza más fuerte. Desde que empezó la crisis, proliferan los prestamistas particulares que te ofrecen dinero rápido. Tenlo claro: estos créditos no son una solución a corto plazo. Son un problema inmediato.  

Te los encuentras en forma de anuncio, en el parabrisas del coche o colgando de una farola. A veces son personas que conoces de antes. 

La promesa es golosa: te presto dinero enseguida y sin hacerte preguntas. ¿Cuánto quieres? 

El consejo de OCU no puede ser más claro: JAMÁS caigas en este tipo de préstamos entre particulares. 

Los créditos "fáciles" son garantía de una vida difícil. 

5 razones que garantizan tu ruina

  • 1. Los intereses que te van a cobrar son muchísimo mayores que los de un banco.

Si tu objeción es que debes pedir dinero a estos usureros porque el banco no te concede crédito... pasa al punto 2.

  • 2. Estos prestamistas no hacen ningún estudio de riesgo para ver si vas a poder pagarles. Conceden todo a todo el mundo. 

¿Quieres saber por qué? Pasa al punto 3.

  • 3. Los intereses que pagarás si te retrasas en el pago (intereses moratorios) baten récords y pueden crecer exponencialmente. 

Es decir, a esta gente lo que le conviene es que te retrases en el pago. Pero ¿y si no les pagas nunca? Pasa al punto 4.

  • 4. Exigen un aval, normalmente una vivienda que tiene un valor muy superior a la cantidad que te han prestado.    

Si no pagas, el usurero se queda tu casa. De hecho: este es su verdadero objetivo cuando te presta el dinero. 

  • 5. Los usureros saben hacer cuentas: cuando te quedes sin un euro te exigirán que devuelvas lo que pediste de préstamo + intereses ordinarios + intereses moratorios + lo que haya costado la reclamación y el desahucio. 

Ellos terminan este viaje siendo más ricos. Tú terminas sin casa y totalmente empobrecido. 


Imprimir Enviar por email