Noticia

Clausula suelo: ¿nulos los acuerdos de renuncia entre banco y cliente?

Sigue el combate contra las cláusulas abusivas: también quienes renunciaron a emprender acciones legales tienen una opción en los tribunales, si así lo estima el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE).

25 junio 2019
suelo

Aquellos clientes que firmaron documentos de bajadas de cláusulas suelo y renuncia a acciones legales podrían seguir seguir peleando en los juzgados, pues los acuerdos cerrados entre banco y cliente en relación con las cláusulas suelo, podrían declararse nulos si así lo estima el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE).

La Audiencia Provincial de Zaragoza y los Juzgados de Primera Instancia de Albacete y de Teruel, han planteado cuestiones de prejudicialidad al TTJUE para que dictamine si son legales los acuerdos entre los consumidores y los bancos, en los que se renegociabaa la baja (ligeramente) la devolución de la cláusula suelo y se renunciaba expresamente a emprender acciones judiciales

La Audiencia y los juzgados entienden que estos acuerdos celebrados a la baja no pueden tomarse como una convalidación de una cláusula suelo abusiva, porque lo que es nulo en su origen no se puede convalidar. Y también es abusiva  la imposición de cualquier renuncia al ejercicio de un derecho a un consumidor

Sin embargo, una Sentencia del Tribunal Supremo de abril de 2018, se apartó de los principios jurídicos de protección del consumidor recogidos en la legislación comunitaria, y convalidó todos los acuerdos de ese tipo, con rebaja del suelo y renuncia a pleitear, cerrados por los bancos y sus clientes.

La Audiencia de Zaragoza advierte al tribunal comunitario del “importante número de consumidores en esta situación y la gravedad económica de las consecuencias de la doctrina sentada por el Tribunal Supremo español ", y por ese motivo se ha elevado cuestión de prejudicialidad.

Desde OCU estaremos atentos a la sentencia del TJUE. Esperemos que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea vuelva a poner las cosas en su sitio, tal y como ordenó en diciembre de 2016, en un histórico revés al Supremo, cuando acordó la devolución de lo cobrado de más por cláusulas suelo desde la fecha de firma de las hipotecas.