Noticia

Jose Luis Rey: "El piloto debe saber anteponer la razón a la emoción"

23 agosto 2013

23 agosto 2013

A sus 53 años, lleva más de 30 ejerciendo como piloto de incendios forestales y de rescates. Le preguntamos sobre su arriesgada profesión para saber en qué medida es importante su labor y la del resto de profesionales que trabajan en situaciones de emergencia aérea.

  • ¿En qué modo beneficia vuestro trabajo a los ciudadanos?

Nuestro trabajo es fundamentalmente un servicio al ciudadano. El helicóptero ha demostrado ser una herramienta fundamental a la hora de luchar contra el fuego de forma rápida y eficaz.

Además, este tipo de aeronaves nos permite acceder a lugares donde otros medios no llegan para rescatar a personas en situaciones críticas. La rapidez del helicóptero es fundamental para salvar vidas ante emergencias, accidentes de tráfico, traslado de pacientes, rescates, etc.

  • De todas las situaciones de emergencia (extinción de incendios, traslados sanitarios, rescates, etc.), ¿cuál es la más complicada?

Cada emergencia tiene sus procedimientos operativos y protocolos de actuación que debemos seguir para que cada misión sea desarrollada sin asumir riesgos innecesarios. Contamos el equipamiento necesario para cada tipo de operación y estamos entrenados para llevarlas a cabo con éxito, que es lo realmente importante.

  • ¿A qué peligros se expone un piloto como tú a la hora de socorrer a una persona o actuar en una emergencia?

En cualquier operación de emergencia pueden darse situaciones que compliquen la misión: climatología adversa, terreno poco apropiado, dificultades de acceso al lugar de la emergencia, etc. En estos casos, la formación, la experiencia y contar con los medios materiales necesarios son la garantía que nos permite realizar estas operaciones con la calidad y eficacia que se espera de nosotros.

  • Los incendios forestales son una lacra en España… En tu opinión, ¿se invierten suficientes recursos en prevención?

Como piloto, mi función es dar apoyo a los operativos de extinción para minimizar al máximo las consecuencias de los incendios, no puedo valorar si se invierten o no suficientes recursos en prevención.

El que algunas Comunidades Autónomas estén ampliando los meses en los que están operativas tanto brigadas como medios aéreos es muy positivo.

  • ¿En cuántos incendios forestales has participado en los últimos años?

Solo en 2012, los helicópteros y aviones que opera INAER participaron en 6.724 operaciones de extinción de incendios en las que realizaron 9.633 horas de vuelo y 56.117 descargas de agua en apoyo a la extinción. Este año, de momento, está siendo menos dramático en cuanto al número de hectáreas quemadas.

Personalmente, llevo más de 16 años participando en los operativos de extinción de incendios en diferentes Comunidades Autónomas. 

  • ¿Cómo coordináis vuestro trabajo aéreo con el del resto de equipos de tierra?

El puesto de mando en tierra es el responsable  de coordinar tanto las labores de vigilancia para prevenir incendios, como el dispositivo necesario una vez que se declara un fuego. Esta coordinación incluye a los medios aéreos y a los terrestres. La labor de coordinación es fundamental, especialmente cuando se trata de grandes incendios en los que puede haber decenas de aeronaves trabajando al mismo tiempo.

Para ayudar en estas tareas de coordinación hemos desarrollado una nueva tecnología, pionera en España. El sistema Einforex, permite la captura y transmisión de imágenes reales del incendio de manera instantánea al puesto de mando avanzado calculando superficies y detectando zonas calientes del incendio, lo que permite identificar los focos activos del incendio, la progresión del fuego y facilitar así la toma de decisiones y la estrategia de extinción.

  • ¿Con qué dificultades te puedes encontrar en un incendio?

Debemos de considerar las condiciones físicas de la zona de operación, como son visibilidades degradadas, temperaturas elevadas, entorno hostil no reconocido, compartimentación del terreno, zonas de convección, partículas en suspensión, proximidad al suelo en descargas, tomas reiteradas en zona de carga, interacción con otras aeronaves, etc.

  • ¿Resulta difícil mantenerse frío en una emergencia? 

No creo que 'frío' sea la palabra adecuada, considero más bien que en determinadas ocasiones el piloto debe saber anteponer la razón a la emoción.

Está claro que existe una implicación emocional en cada una de las emergencias en las que intervenimos, sin embargo la experiencia acumulada, la aplicación de los procedimientos de operación y la formación tanto específica como recurrente, son herramientas que claramente facilitan la intervención en este tipo de operaciones.

  • Nikolai Melnik, uno de los 'liquidadores' aéreos del desastre nuclear de Chernóbil de 1986 (fallecido el pasado mes de julio), ha sido compañero tuyo durante muchos años, ¿cómo lo recuerdas?

Como un héroe. Involucrado al 100% con su trabajo y por ayudar a los demás, reservado, pero un gran compañero.

  • ¿Por qué elegiste esta profesión?

La verdad es que nunca me plantee elegir otra. Tenía 23 años cuando me hice piloto y  a día de hoy sigo tan enganchado a mi profesión como el primer día. Por un lado, volar es una de mis grandes pasiones y por otro, tengo la sensación de estar haciendo algo útil por los demás, ya sea apagando un incendio o ayudando a salvar la vida a otra persona. Después de treinta años sigo creyendo que ser piloto de helicóptero es una de las profesiones más gratificantes que existe.


Imprimir Enviar por email