Noticia

Radón: ¿también en el Metro?

El gas radón, peligroso contaminante, empieza a estar en el punto de mira: desde OCU recordamos la necesidad de que sea considerado un problema de salud pública y como tal se combata. Nos movilizamos para lograrlo.

14 mayo 2018
radon

Ya sabemos del riesgo que suponen las emisiones de gas radón, un gas radiactivo potencialmente cancerígeno que procede de la corteza terrestre. La exposición al radón es la segunda causa de cáncer de pulmón, según reconoce la OMS, y es culpable de miles de muertes cada año,

El radón no afecta a todos los lugares por igual, pero en algunas zonas donde las emisiones de radón desde el suelo son muy elevadas, pueden generarse concentraciones de riesgo, especialmente en espacios cerrados con poca ventilación: ¿es el metro de Madrid es uno de esos posibles espacios de riesgo?

Hace unos meses saltaba la noticia, tras una denuncia sindical de que hace 17 años que no se han medido los niveles de radón en el metro de Madrid, pese a que desde 2001 es obligatorio realizar mediciones en centros de trabajo, locales e instalaciones bajo tierra. A partir del próximo 16 de mayo, Metro de Madrid ha informado de que realizará nuevas mediciones sobre gas radón en sus instalaciones para garantizar que no hay presencia de dicho gas tras las indicaciones efectuadas por parte de la Inspección de Trabajo y el Consejo de Seguridad Nuclear.

Esa denuncia viene a sumarse a la constatación de la existencia de amianto, otro potencial cancerígeno, en algunos elementos de los vagones más antiguos de metro, aún en circulación.

¿Es peligroso ir en metro?

El objetivo es garantizar la calidad del aire que se respira, y por ello deben realizarse mediciones de todos los posibles contaminantes, más cuando el sospechoso es un contaminante tan peligroso como el radón. Con todo, no hay que caer en una alerta innecesaria: el riesgo principal es para los trabajadores, y Metro de Madrid, como cualquier otra compañía que tenga locales o instalaciones en las que se pueda estar exponiendo a los trabajadores a niveles que pudieran perjudicar la salud y el medio ambiente, debe garantizar su seguridad. Los niveles de exposición de los pasajeros, que pasan solo un corto espacio de tiempo en los andenes o las instalaciones, no tienen por qué ser preocupantes.

El radón, un problema de salud pública

OCU lleva meses movilizándose para, entre otras cosas, conseguir que el gas radón sea considerado un problema de salud pública, y como tal se emprendan campañas informativas y divulgativas que consigan acabar con situaciones como la recientemente denunciada. También trabaja para que se establezcan protocolos específicos de medición. 

También ha organizado la I Jornada informativa sobre los riesgos del radón, con asistencia y participación de todas las partes implicadas.

¿A ti también te preocupa el radón?

Movilízate con OCU contra la amenaza del gas radón


Imprimir Enviar por email