Noticia

8 de marzo: igual consumo, iguales derechos

iguales

El 8 de marzo es el Día Internacional de la Mujer. Este año es una fecha especialmente simbólica, ya que se prevé que millones de personas se movilicen activamente en todo el mundo, de distinta forma, para solicitar que la igualdad entre hombres y mujeres sea efectivamente real. Aprovechamos la ocasión para poner el foco en varios retos pendientes que tambien ayudarán a conseguirlo.

Desigualdades salariales, techo de cristal, obstáculos profesionales, "tasa rosa", desequilibrio en el reparto de las tareas domésticas o el cuidado de la familia, violencia, actitudes condescendientes… Esos son problemas de nuestro entorno donde, por suerte, aunque persistan situaciones efectivamente denunciables, las leyes garantizan la libertad e igualdad de todos. Todos sabemos que en muchos otros países esto no es así.

OCU trabaja por la defensa de los derechos de los consumidores, y en beneficio de sus intereses. Sin distinción de sexo: cuando combatimos las cláusulas abusivas, los engaños de publicidad o etiquetado o el mal uso que se hace de nuestros datos, luchamos por algo que afecta a todos. Pero las desigualdades existen y por eso, en este 8 de marzo, recordamos algunos retos pendientes.

Conciliación: queda mucho por hacer

La conciliación de vida personal y familiar es una de las inquietudes de los profesionales españoles. Sin embargo, aún queda mucho por hacer en este sentido: pese a las ayudas de algunas Comunidades Autónomas no todas lo hacen, ni lo hacen en la cuantía suficiente, con lo que España sigue estando a la cola de los países de nuestro entorno. En este sentido, para combatir esto iniciamos hace meses una campaña para solicitar la devolución del IRPF de la prestación de maternidad: hay que lucharlo en tribunales, pero OCU te ayuda a conseguirlo.

El desigual reparto de las cargas familiares es también una realidad: en esa línea, pedimos más cuidados y protección para los cuidadores de niños, enfermos y ancianos, que en su mayoría son mujeres.

Además, recordamos que es necesario no medicalizar la vida de los consumidores, algo que las mujeres padecen especialmente, pues a menudo se tratan como enfermedades procesos naturales de la vida, como el embarazo o la menopausia.

Y dos peticiones de las consumidoras

Aunque en los últimos años se ha avanzado mucho en materia de igualdad, en especial en lo que respecta a igualdad de oportunidades, sigue habiendo muchas cuestiones pendientes… Centrándonos en materia de consumo, solicitamos que se preste atención y se resuelvan dos cuestiones que afectan en especial a las consumidoras:

  • El IVA de los productos de higiene femenina: compresas, tampones, copa menstrual están gravados con el 10% de IVA. Pedimos que ese porcentaje baje al 4%, el IVA de los productos de primera necesidad, pues es lo que efectivamente son.
  • Los productos más caros para público femenino, la llamada "tasa rosa". No es ningún tipo de impuesto, ni nada similar, sino que productos equivalentes, cuando no idénticos, son más caros cuando son para mujeres: un desodorante o perfume de la misma marca y formato, más caro si es para mujer que si es para hombre; o el paradigmático caso de las cuchillas de afeitar, mucho más caras en su versión femenina… Parece que hay una explicación desde el punto de vista del marketing, y es que las mujeres compradoras de esos productos están dispuestas a pagar un poco más por ellos, y fabricantes y vendedores aprovechan este hecho. Nuestra recomendación es comparar y elegir el mejor producto, o el que tenga la mejor relación/precio, sin fijarse en el "color". Pero esto no siempre es posible, y no es justo tener que usar una colonia o una crema de depilar masculina porque es la opción más económica: productos iguales deberían tener el mismo precio.

Somos distintos, pero somos iguales, también en el consumo.


Imprimir Enviar por email