Informe

En verano... ¡vino!

16 junio 2017
vino palmera

16 junio 2017
El calor aprieta, pero los aficionados al vino no tienen por qué renunciar a él. Este verano, vino rima con frío: te proponemos algunas alternativas para disfrutar del vino también cuando se dispara el termómetro.

¿Vino en verano? Para algunos en los meses de calor el vino queda relegado, limitado a las grandes comidas, o al socorrido "tinto de verano". En los últimos años las bodegas españolas han reaccionado lanzando al mercado una serie de vinos refrescantes, de poca graduación y con fuerte carácter frutal, que pueden acercar el vino a un público más joven... o animar a su consumo incluso cuando aprieta el calor.

Vino con hielo: lo más sofisticado

Entre las novedades están los espumosos para tomar con hielo, bajo el apelativo de “ICE” (hielo en inglés): grandes marcas como Moët Chandon, Codorniu o Freixenet han sido pioneras proponiendo a sus clientes espumosos diseñados para disfrutar en copas de boca ancha con cubitos de hielo.

Aunque el champán para tomar con hielo ronda los 50 euros, la apuesta española pasa por ofrecer unos cavas semisecos por algo menos de 10 euros/botella. Tanto Codorniu como Freixenet ofrecen un cava blanco elaborado de manera tradicional con uvas típicas de Cava: Chardonay, Macabeo, Xarello y Parellada. Freixenet, además, una variante en espumoso rosado elaborado con Chardonnay, Garnacha y Pinot noir.

Son vinos con un fuerte carácter afrutado y refrescante, pensados tanto como aperitivo como para ser degustados como copa con hielo, solo o con una rodaja de fruta.

espumosos

Moscateles españoles: dulces burbujas  

El Lambrusco o los "moscato" italianos han tratado de inundar el mercado español durante años, con vinos baratos  calidad mejorable. Afortunadamente algunas bodegas españolas han decidido dar un paso adelante y lanzar buenos vinos elaborados con uva moscatel, de mucha tradición en las regiones mediterráneas. Esta uva moscatel es la única que puede dedicarse tanto a consumo como fruta, como para elaborar vino: las moscatel dan lugar a vinos muy aromáticos, con aromas a azahar, notas cítricas, manzana, etc.

La propuesta es variada: a los ya conocidos Reymos y Marina Alta Espumante (cuestan unos 4 euros) se suman ahora la gama "Mía" de Freixenet la de "7", de bodegas Luzón (por unos 7 euros). No son simplemente vinos gasificados azucarados, ya que en su elaboración se emplea el método Charmat, que mantiene en el vino el propio gas generado durante la fermentación. Son vinos parcialmente fermentados, de baja graduación, que mantienen  el dulzor original de las uvas moscatel. Junto a estas propuestas de vinos espumosos blancos, también encontramos algunos rosados, en el caso de Mía, parte de la mezcla de Moscatel con Tempranillo, o la de Luzón con Monastrell, lo que sin duda aporta al vino los tradicionales notas de frutos rojos.

Lejos del Mediterráneo la Bodega Martín Codax ha lanzado un vino espumoso de similares características a los moscateles, pero esta vez elaborado con uvas Albarió y Godello: es el  “Alma Atlantica”, con un precio que ronda los 7 euros.

Sean atlánticos o mediterráneos, son vinos que se toman fríos, 6-8 ºC, y son ideales como aperitivos, o para tomar en una terraza una noche de verano


Imprimir Enviar por email