Alerta

Retiran tacos de pota enlatados

06 noviembre 2017
pota

06 noviembre 2017
La AECOSAN ha informado de una alerta alimentaria originada en Alemania, por la presencia de cristales de estruvita en latas de tacos de pota de la marca Sol & Mar, fabricadas en Galicia y distribuidas en distintos países por la marca Lidl. Se ha ordenado la retirada del producto. Te contamos en qué consiste el problema y cómo actuar.

En algunos tacos de pota enlatados de la marca Sol & Mar se han encontrado cristales de estruvita, por lo que no pueden consumirse, según han alertado las autoridades sanitarias de Alemania. La AECOSAN se ha hecho eco de esta alerta.

Producto gallego vendido por Lidl

El RASFF (Sistema de Alerta Rápida para Alimentos y Piensos) ha sido quien ha hecho llegar el aviso de la presencia de cristales de estruvita en trozos de pota enlatados de marca Sol & Mar. Estos productos han sido fabricados en Galicia y se han distribuido por Lidl en distintos países europeos, pero no en España.

La alerta en concreto se refiere a dos productos:

  • Tacos de pota con aroma natural de ajo de la marca Sol & Mar, 240g, tres latas de 80 g cada una, código de barras: 20649913, número de lote L-17-248-E y fecha de caducidad 31-12-2023.
  • Tacos de pota con aroma natural de pimentón de la marca Sol & Mar, 240g, tres latas de 80 g cada una, código de barras: 20649920, número de lote L-17-249 y fecha de caducidad 31-12-2023.

El distribuidor afirma que ninguno de estos lotes afectados se ha distribuido en nuestro país.

Mejor no consumirlo

Tras tener conocimiento de la alerta, fabricante y distribuidor han procedido a retirar el producto de los puntos de venta. No obstante, si algún consumidor tiene en su casa una de estas latas de tacos de pota debe seguir las recomendaciones de AECOSAN y evitar consumirlo.

¿Qué son esos cristales de estruvita de estas conservas? No se trata de un cuerpo extraño, o algo que se haya roto y haya ido a parar a la lata. Tampoco son cristales que se vayan a clavar, con el consiguiente riesgo. Estos cristales se han formado a causa de que se han producido unas determinadas condiciones en la fabricación y, en combinación con la propia composición del producto, se ha producido esta reacción. Es un defecto de fabricación que resulta molesto, pues altera la textura del producto, volviéndolo más terroso y haciendo que su calidad se resienta. Es este defecto de fabricación lo que ha provocado la retirada del producto. Si alguien tuviera uno de ellos en casa, debe dirigirse a su tienda Lidl.


Imprimir Enviar por email