Noticia

Consuma huevos sin salmonela

22 junio 2006 Archivado
consumir-huevos-sin-salmonela

22 junio 2006 Archivado

La salmonela es el agente patógeno responsable de mayor número de intoxicaciones alimentarias. Sepa más de la salmonelosis, la infección causada por estas bacterias: qué es y cómo actuar para prevenir una posible contaminación.

La salmonelosis es la enfermedad que origina la salmonela. Le ayudamos a mantenerla a raya, especialmente en verano, cuando el calor ayuda a que haya más brotes.

Qué es la salmonelosis

La salmonelosis es una infeccción causada por consumir alimentos contaminados por bacterias del género Salmonella. La más habitual es S. enteritidis. Se trata de microorganismos que viven en el intestino del hombre y los animales, a menudo sin producir síntomas. La enfermedad se transmite cuando las bacterias salen del intestino, llegan a los alimentos y se multiplican en ellos.

  • Periodo de incubación: de 12 a 36 horas, pero puede tardar sólo 3 horas o hasta 5 días.

  • Vía de contagio: alimentos con huevos, sobre todo si se usan crudos; carnes frescas; verduras regadas con aguas residuales; mariscos sacados de aguas contaminadasy no depurados; por poca higiene de los manipuladores.

  • Síntomas (duran de 2 a 5 días): dolor abdominal, diarrea, vómitos, fiebre, malestar general, dolor de cabeza. En niños y ancianos, sobre todo los que tienen otras enfermedades, puede llegar a ser grave e incluso mortal.

Cómo prevenir la salmonelosis originada por huevos

A pesar de lo que se pueda pensar, la salmonela no pasa al interior de los huevos por mucho que las heces de las gallinas sean portadoras de esa bacteria. Sólo existe riesgo de contaminación si la cáscara lleva restos de excrementos que sean portadores de salmonela y éstos entran en contacto con el contenido interior del huevo. Esto puede producirse a consecuencia de una manipulación incorrecta: por ejemplo, si se utilizan las cáscaras para separar la yema de la clara, si se cascan los huevos en el borde del plato en el que se va a batir el huevo o si un trozo de cáscara cae al huevo.

Para evitar la contaminación de los huevos por salmonela es recomendable poner en práctica los consejos que ofrece el Instituto de Estudios del Huevo:

  1. Compre siempre huevos con la cáscara intacta y limpia.

  2. Respete la fecha de consumo preferente que está impresa en el envase del huevo.

  3. No lave nunca los huevos porque puede ayudar a que la salmonela, si la hay, pase al interior.

  4. Cuaje bien las tortillas y manténgalas en refrigeración.

  5. Prepare la mahonesa con la máxima higiene y consérvela en el frigorífico. Si ha utilizado para su preparación huevos frescos, consúmala antes de 24 horas.

  6. No rompa el huevo en el borde de los recipientes donde lo vaya a batir.

  7. Por razones de higiene, el recipiente de batido debe emplearse únicamente para esta operación.

  8. No separe las claras de las yemas con la propia cáscara del huevo.

  9. No deje los huevos, ni los alimentos que los contengan, a temperatura ambiente.

  10. Conserve siempre en el frigorífico los pasteles, natillas, salsas, etc. y consúmalos en las veinticuatro horas siguientes a su elaboración.

Además, es esencial no descuidar la higiene y la limpieza de las manos y de las superficies, recipientes y utensilios que entren en contacto con los alimentos, tanto antes como después de cada uso.

Más información en:


Imprimir Enviar por email