Noticia

Leche fresca... en máquina

24 agosto 2011

24 agosto 2011

Comprar leche fresca en una máquina expendedora no es ciencia-ficción sino una tendencia en el universo de la nutrición. Bébetela sin intermediarios, de la vaca a tu vaso.   

Hace tiempo que venimos viendo a pequeños agricultores o cooperativas que contactan directamente con los consumidores para hacerles llegar productos frescos de temporada desde huertas cercanas. De esta manera:

  • El agricultor recibe un precio justo por sus productos, sin tener que bajarlo presionado por la distribución
  • Los consumidores pueden disfrutar de productos frescos recién recolectados.

Ahora es el turno de la leche.

Sin intermediarios

Las máquinas dispensadoras de leche y derivados lácteos (yogures, postres lácteos, etc.) acercan el producto directamente del ganadero al consumidor. La idea no es nueva, puesto que las primeras máquinas expendedoras de leche fresca pasterizada empezaron a instalarse en 2009. Cada vez se ven más. Habitualmente se trata de ganaderos de la zona, que suministran la leche diariamente a estas máquinas, pasterizada en las mismas instalaciones y puesta a disposición del consumidor pocas horas después de ser ordeñada.

Las máquinas tienen una capacidad de 200 a 300 litros y mantienen la leche pasterizada en continua agitación, conservada a una temperatura de entre 2 °C y 4 °C,  y lista para el consumidor, que puede llevársela en su propio envase o adquirir uno en la máquina.

Leche fresca

La leche es un alimento nutricionalmente muy interesante, no solo aporta calcio y proteínas de elevada calidad, además es una fuente interesante de vitaminas. Pero cuanto mayor sea el tratamiento térmico al que se la somete, mayor es la pérdida de nutrientes.

Lo que llamamos tradicionalmente "leche fresca" es en realidad leche pasterizada, que se obtiene a partir de leche sometida a un tratamiento térmico suave (de 72 a 78 °C durante 15 segundos). Se vende habitualmente en botellas, que se encuentran en la zona de refrigerados. Ahora también se encuentra en máquinas expendedoras.

¿Cómo es la leche de las máquinas?

  • Se trata de leche fresca con un tratamiento térmico suave (pasterización).
  • Para garantizar sus propiedades, su caducidad es de 6 días, frente a los 15 días de una leche pasterizada tradicional, o los 6 meses que tienen las leches UHT comerciales envasadas en brick.
  • Los tratamientos suaves de pasterización garantizan las propiedades nutricionales de la leche, y la rapidez en su distribución evita los envejecimientos prematuros, uno de los principales problemas que detectamos en nuestro estudio de leche UHT.
  • ¿Y el precio? El litro de leche en las máquinas se vende alrededor de 1 euro, algo ligeramente inferior al precio de la leche pasterizada que se vende en los supermercados.

Imprimir Enviar por email