Noticia

Alegaciones nutricionales: cada vez más rigurosas

17 abril 2009
alegaciones-nutricionales

17 abril 2009

La EFSA, autoridad europea en materia de seguridad alimentaria, es el organismo encargado de autorizar las alegaciones nutricionales y de salud que pueden usarse en el etiquetado y publicidad de los alimentos. Su apuesta por el rigor científico tiene consecuencias: algunos fabricantes han retirado sus alegaciones.

La EFSA se encarga de valorar las peticiones de alegación que empresas, asociaciones de productores, etc. presentan para cada producto, y esa evaluación se realiza caso por caso, para cada ingrediente y cada efecto propuesto,  teniendo en cuenta las pruebas que se aportan para cada caso concreto.

Entre julio de 2008 y febrero de 2009 la EFSA emitió un total de 56 opiniones sobre alegaciones nutricionales y de salud en alimentos. Se centró en principio en las alegaciones referidas a la salud y crecimiento de los niños.

De todas las 56 opiniones, sólo 11 han sido “positivas”, es decir se reconoce que se han aportado evidencias científicas suficientes para hacer esa alegación. La EFSA propone en ese caso la redacción de la alegación concreta (en inglés) y las condiciones de utilización, concentración, dosis, etc.

La EFSA ha demostrado ser muy exigente en sus opiniones, que es lo que deseábamos las organizaciones de consumidores, para  así conseguir limitar el número de alegaciones a las que realmente aporten algo útil al consumidor.

Éstas son algunas de las alegaciones admitidas:

  • Los efectos del calcio y la vitamina D en los huesos.
  • Algunos ácidos grasos esenciales en el desarrollo infantil.
  • Los esteroles vegetales y su relación con la disminución del colesterol y el riesgo cardiovascular. 
  • El efecto del xilitol sobre las caries.

Entre las alegaciones rechazadas hay varias que se refieren a la relación de bacterias lácticas con la inmunidad y el funcionamiento del tracto digestivo (aunque ninguna de las evaluadas por ahora afecta a productos a la venta en nuestro país), el efecto de ácidos grasos de cadena larga con  el rendimiento intelectual, la visión y el aprendizaje.

Una de las alegaciones desestimadas ha sido la presentada por el fabricante Ferrero, que hacía referencia a la relación del producto Kinder chocolate con el crecimiento de los niños. La decisión de la EFSA, que estima que no hay evidencia científica que justifique la alegación, ha tenido efecto inmediato: la alegación ya no aparece en los productos que están a la venta: la ha retirado antes incluso de que la Ley les obligue a ello.

Otro fabricante muy conocido, Danone, ha decidido retirar dos de las alegaciones que había presentado: una de ellas se refería a los productos Activia (en concreto, a su relación con el tránsito intestinal) y otra, a Actimel (y su efecto en el aumento de las defensas). Esa retirada supone que, de momento, la EFSA no evaluará la efectividad de estos productos. La empresa debería ser consecuente y retirar esas alegaciones de la publicidad de sus productos.

Desde la OCU nos congratulamos del rigor científico demostrado por la EFSA, y esperamos que se continúe en esta misma línea, que es lo que hemos pedido en anteriores ocasiones. Alimentos funcionales: en la Base de Datos iremos introduciendo para los alimentos españoles la evaluación que la EFSA ha hecho de los mismos.


Imprimir Enviar por email