Consejos

Comida casera para tu perro

Recetas de comida casera para tu perro

¿Prefieres dar a tu perro comida casera? Hay comida industrial de mucha calidad, segura, cómoda y a buen precio, pero si te gusta más preparar tú mismo su comida, te damos las claves (y algunas recetas) para que proporciones a tu mejor amigo una dieta completa, equilibrada, variada, palatable, digestible y adaptada a sus necesidades nutricionales.

21 agosto 2020
comida casera para tu perro

Los perros pueden ser alimentados con productos industriales (latas, alimentos secos, morcillas, tarrinas, etc.) o con raciones caseras elaboradas a partir de alimentos que usamos habitualmente para nuestras comidas. ¿Cuál es la mejor comida para nuestro perro? Pues lo cierto es que pueden ser igualmente buenos unos alimentos industriales o unos caseros… y puede haber alimentos de uno y otro tipo de mala calidad. Si optas por una dieta preparada, encontrarás la mejor comida para tu perro en nuestro comparador

Consulta el comparador de comida para perros

Una buena dieta para tu perro

¿Cómo debe ser la comida de tu mejor amigo? Da igual que sea casera o industrial, pero indudablemente su dieta debe ser:

  • Completa, con todos los elementos nutricionales necesarios para el perro.
  • Equilibrada: en la que las cantidades de calorías, proteínas, fibra, ácidos grasos, vitaminas y minerales se encuentran en un equilibrio ajustado.
  • Adecuada a sus necesidades nutricionales, con todos los elementos que debe aportarlos, porque el animal no es capaz de formarlos en su organismo. Las necesidades cambian con la edad, el peso, el tipo de pelo, el estilo de vida, el clima, en caso de ciertas enfermedades, durante la gestación o la lactancia…
  • Variada: varias veces por semana debe cambiarse de receta y de ingredientes sin que se repita la misma ración más de 3 o 4 días seguidos.
  • Palatable: que tenga buen sabor y sea bien aceptada por el perro. 
  • Digestible, para que el aparato digestivo del perro puede aprovecharla correctamente, fragmentando los nutrientes en porciones que pueden ser absorbidas después.

Cuando preparamos recetas caseras, no podemos hacer el mismo control de las materias primas ni seguir una alimentación totalmente completa...  Es posible que ciertas vitaminas, algunos minerales y ácidos grasos esenciales, puedan y deban ser añadidos a las dietas caseras para completar el equilibrio nutricional a largo plazo, para asegurarnos de que no se produce ningún déficit nutricional importante.  Hay que prestar atención al calcio y a la vitamina B12 (se pueden conseguir a partir de una ración con hígado, pero se aportaría una cantidad excesiva de vitaminas A y D, que puede ser perjudicial, hay otras opciones para cubrir las necesidades de vitamina B12  por ejemplo con sardinas enlatadas en salsa de tomate).

Una dieta completa, equilibrada, variada, palatable, digestible y adaptada a las necesidades nutricionales de un perro no debería necesitar ningún suplemento, salvo que el perro disponga de agua fresca a voluntad.

la mejor comida para tu perro

Es importante masticar

Los perros, si no tienen la necesidad y obligación de masticar su alimento, no lo hacen.

  • Los alimentos húmedos industriales casi no necesitan ser masticados, e igual sucede con la comida casera blanda. Los perros pueden ingerir de forma muy rápida, sin esfuerzo de masticación. Comer demasiado deprisa facilita que se coma demasiado, pues no hay tiempo para que aparezcan los mecanismos naturales de saciado.
  • La masticación es esencial para conseguir la limpieza dental en los perros.

Las mejores recetas de comida para perros

Se pueden preparar diversas raciones caseras para perros de variados sabores, olores y aspectos. ¿Quieres preparar tu mismo la comida de tu perro? Puedes coocinar para él, teniendo en cuenta algunas cuestiones:

Como fuente de proteínas puedes utilizar huevos, queso fresco, tofu, pollo, pescado o carne de vacuno. También otras carnes como cordero, cerdo o caballo, incluso legumbres bajo ciertas condiciones específicas.

Como fuente de hidratos de carbono lo mejor es recurrir al arroz, pasta (macarrones, fideos, etc.), copos de cereal, patatas o pan, incluso boniato, mandioca, tapioca, sémola, yuca y otras fuentes distintas de glúcidos.

Peso envases alimentos

Es importante añadir una pequeña cantidad de vegetales, para conseguir un aporte adecuado de fibra nutricional que favorezca el funcionamiento intestinal: zanahorias, guisantes, judías verdes o espinacas, o bien mezclas deshidratadas, frescas o congeladas para hacer menestra o sopa juliana de vegetales. 

Cocina para tu mejor amigo

Los alimentos deben ser ofrecidos después de su cocinado, no en crudo. Así ganan palatabilidad, digestibilidad y aumenta la seguridad alimentaria de las raciones ya que el proceso elimina una gran cantidad de bacterias, parásitos, virus u hongos que podrían estar presentes en las materias primas.

  • Se pueden cocinar de muchas formas; al vapor, hervidos en agua, en una olla a presión, en el microondas...
  • Se puede usar aceite de girasol, una o dos cucharadas. Aunque no es imprescindible, se puede añadir a una mínima cantidad de sal marina. Muchos perros encuentran muy apetitoso el aroma a ajo o a cebolla en su ración.
  • Los perros prefieren el alimento a una temperatura parecida a la corporal; unos 30-36 ºC, ni caliente ni fría.

Seis recetas caseras para perros adultos sanos

Es importante ir variando: para ello te damos algunas ideas de recetas de raciones caseras adecuadas para perros, aunque las combinaciones posibles son casi infinitas. Las raciones son aproximadamente el alimento de 3 días de un perro de 10 kg, si bien las necesidades pueden variar mucho. Varía, cambia... no olvides que no todos los perros van a encontrar apetitosas las mismas comidas.

A estas recetas debe añadirse el aceite de girasol, 1 o 2 cucharadas, crudo, y si deseas, algo de condimento.

Caldo de navidad Aneto

Pollo con arroz

  • Un cuarto trasero de pollo, con la piel, pero sin huesos (un muslito deshuesado completo).
  • 2 tazas (tipo “americano” de café, grandes) de arroz blanco cocido y escurrido.
  • 2 cucharadas soperas de zanahoria rayada (cruda o hervida, se puede hervir con el pollo).
  • 1 cucharada sopera de guisantes (pueden ser enlatados y escurridos).
  • El equivalente a 2 cucharadas soperas de manzana troceada, puede estar hervida con la zanahoria y el pollo o puede añadirse cruda.

Esta misma receta se puede preparar sustituyendo las 2 tazas de arroz blanco por una cantidad similar de patatas tiernas lavadas y cocidas con la piel.

Hígado, ternera y arroz

  • El equivalente a una hamburguesa de carne de ternera (puede ser troceada o carne picada de buena calidad).
  • Un higadito de pollo completo hervido y troceado.
  • 2 tazas de arroz blanco hervido y escurrido.
  • 1/2 taza de maíz hervido (se puede utilizar enlatado y escurrido).
  • 2 cucharadas soperas de zanahoria rallada cruda o hervida (se puede hervir con el higadito de pollo).

Conejo y patatas

  • 3 hamburguesas de conejo hechas a la plancha, se puede usar una pequeña cantidad de aceite vegetal para que no se peguen al cocinarlas.
  • 2 tazas de patatas tiernas lavadas y cocidas con la piel.
  • ½ taza de zanahoria; cruda en pequeños trozos, rallada, hervida y troceada.

Para darle más sabor podemos añadir un poco de ajo en polvo o de cebolla seca en polvo. Se puede añadir un comprimido, troceado o triturado, de levadura de cerveza.

Pasta y pescado

  • 1 taza de pescado hervido y troceado, con mucho cuidado de quitar las espinas. Podemos usar cualquier pescado blanco fresco o congelado.
  • 2 latas pequeñas de atún en aceite de girasol o de oliva. Debemos dejar una cantidad aproximada de aceite equivalente a 2 cucharadas soperas.
  • 2 tazas de pasta italiana cocida.
  • 2 cucharadas de zanahoria (rallada o troceada, cruda -si está rallada- o hervida).
  • 2 cucharadas de maíz (hervido y escurrido o enlatado y escurrido).
  • 2 cucharadas de manzana o pera troceadas.

Huevos y arroz

  • 3 huevos duros.
  • 2 tazas de arroz blanco cocido y escurrido.
  • 1-2 sardinas enlatadas en tomate (podemos usar en aceite vegetal si nuestro perro lo encuentra más apetitoso).
  • 3-4 cucharadas soperas de zanahoria; cruda en pequeños trozos, rallada, hervida y troceada. En lugar de zanahoria, podemos usar 2 cucharadas de guisantes (pueden ser enlatados y escurridos) y el equivalente a 2 cucharadas de manzana, pera o melocotón troceados.

Esta misma receta se puede preparar sustituyendo las 2 tazas de arroz blanco por una cantidad similar de patatas tiernas lavadas y cocidas con la piel, o por dos tazas de pasta italiana (pero se conserva peor)

Queso, arroz y proteína

  • 1 taza de queso fresco blanco, con un máximo de 20% de materia grasa. Podemos usar requesón, queso de Burgos, de Villalón, cottage, también mozzarella.
  • 2 tazas de arroz blanco hervido y escurrido.
  • 2 sardinas enlatadas en tomate (o en aceite vegetal). Podemos cambiar las sardinas por medio higadito de pollo hervido, escurrido y troceado.
  • 3-4 cucharadas soperas de zanahoria; cruda en pequeños trozos, rallada, hervida y troceada. En lugar de zanahoria, podemos usar 2 cucharadas de guisantes (pueden ser enlatados y escurridos) y el equivalente a 2 cucharadas de manzana, pera o melocotón troceados. polvo.

Galletas secas caseras para perros

También puedes preparar en casa galletas caseras, como snacks o premios... Atención, no se trata de alimentos completos sino de algo más tipo golosina. La base es siempre similar: harina bien mezclada a la que se añaden ingredientes, los condumentos, aceite y un poco de agua, y después el ingrediente principal.

  1. Se amasa hasta conseguir una masa de harina con “tropezones” y con semillas mezclados.
  2. Se aplasta haciendo una lámina de unos 2 cm de espesor y la cortamos con las formas que queramos o simplemente en tiras y cuadrados con un cuchillo. No deben tener aristas puntiagudas, ni ser demasiado grandes ni muy pequeñas. 
  3. Se colocan las galletas sobre una bandeja de horno que hemos cubierto con papel de aluminio y con aceite de girasol para que no se peguen, horneamos a 180 ºC durante 20-25 minutos para tener galletas tostadas, crujientes y que no demasiado duras.
  4. Las dejamos enfriar al menos durante 2 horas.

Estos son los ingredientes para cada tipo de galletitas:

Galletas de atún

  • 400 gramos de harina.
  • 2 latas de atún en conserva en aceite de girasol al que se le retira, aproximadamente, la mitad del aceite que contienen.
  • Media pastilla de caldo (tipo “Avecrem”), machacada.
  • Una cucharada de postre de ajo en polvo.
  • 2 tazas de café de semillas de lino.

Galletas de paté

  • 400 gramos de harina.
  • 200 g de paté de ave, de foie-gras, de jabalí, codorniz o cualquier otro paté, preferiblemente en trozos.
  • Una taza de café de aceite de girasol.
  • Media pastilla de caldo, machacada.
  • Una cucharada de café de ajo en polvo.
  • 2 tazas de café de semillas de sésamo.

Galletas de queso

  • 400 gramos de harina.
  • 250 g de queso rallado, del tipo que prefieras.
  • Una taza de café de aceite de oliva.
  • Media pastilla de caldo, machacada.
  • Una cucharadita de café de ajo en polvo.
  • 3 tazas de café de semillas (pipas) de girasol, por supuesto, peladas.

Recuerda que estas galletas, aunque sean caseras, no son alimentos completos y equilibrados, se trata de premios y snacks, especiales y apetitosos, para ofrecer de forma ocasional y en pequeñas cantidades diarias. 

Consejos para alimentar bien a tu perro

  • Si optas por comida industrial, consulta el comparador.
  • Si prefieres hacer tú mismo la comida de tu perro, complétala con galletas, snacks y barritas especiales para limpieza dental, con fruta fresca o con otros alimentos más secos y duros que les obliguen a masticar.
  • El alimento seco, las galletas o croquetas, deben ser adecuadas al tamaño de nuestro perro (mini, medio, maxi, etc.).
  • Antes de añadir un corrector vitamínico o suplemento al alimento habitual, pide consejo al veterinario: él indicará el producto y la dosis más adecuadas para nuestros perros.