Noticia

Cómo ahorrar agua

14 mayo 2012

14 mayo 2012

El ahorro de agua ayuda a respetar el medio ambiente. Descubre cómo puedes actuar para ahorrar agua en tu propia casa, reducir tu huella ecológica y mejorar la gestión para conseguir un ahorro en la factura.

Cómo ahorrar agua

 

 

 La factura del agua no es la más cuantiosa. Sin embargo, no derrochar agua tiene un beneficio extra: ayudar a la conservación del medioambiente. Existen algunos hábitos muy sencillos que ayudan al ahorro de agua:

  • Cerrar el grifo mientras nos lavamos los dientes, usamos el jabón o durante el afeitado.
  • Evitar, en la medida de lo posible, llenar la bañera. Al menos se necesitan 200 litros de agua para un baño. Por lo tanto, la mejor elección para ahorra agua siempre será una ducha rápida.
  • Comprobar que los grifos que hay en nuestra casa no gotean. En caso de que no sea así, es recomendable comprar grifos nuevos que sean ahorradores. Un ejemplo de ello son los termostáticos.
  • Usar cisternas de doble descarga para controlar la cantidad de agua que se usa, según la necesidad de cada momento.
  • Gestionar bien el caudal de los grifos. Lo normal para no derrochar agua es que no se sobrepasen los 8 litros por minuto. Un modo fácil de contabilizarlo es recoger el agua de un grifo en un cubo durante un minuto. En caso de que se perciba que se gasta demasiado, se puede incorporar un dispositivo reductor. Estos elementos son apenas visibles y son capaces de reducir el consumo hasta casi la mitad.
  • Cuando vamos a tomar una ducha, normalmente dejamos caer mucha agua hasta que percibimos que sale caliente. Recoger esta agua y aprovecharla para otro uso es otra forma de reducir el consumo.

Existen otras acciones relacionadas con el uso de electrodomésticos y el ahorro de agua. Por ejemplo: no usar la lavadora o lavavajillas hasta que estén llenos. Esto evitará varios ciclos de lavado y su correspondiente gasto. Otro hábito que se puede adoptar para ahorrar agua sería cocinar al vapor o usando el microondas. Con ello ahorraremos más que si nos limitamos a la forma de hervir agua habitual.

En cuanto al uso del agua en nuestro jardín, podemos plantar vegetación autóctona y evitar el césped en zonas secas. Esto es una forma sencilla de gestionar mejor el agua a la hora de regar. Para esto último, lo mejor es el riego automatizado por goteo.

Además, si tenemos piscina, cubrir con lonas el agua para poder conservarla de un año a otro generará un gran ahorro. Con un tratamiento especifico de cloro y otros productos, no será necesario llenarla de nuevo.

 

Ahorro agua planeta