Noticia

Sony XEL- 1: el primer televisor OLED

22 abril 2009 Archivado

22 abril 2009 Archivado

Sony estrena una innovadora tecnología de pantalla: ofrece mejor contraste y ángulo de visión, y además los colores son más vivos. Y todo ello, con un bajo consumo. Eso sí, si le interesa, prepare el monedero: una diagonal de 11 pulgadas cuesta 4.999 euros.

Hemos analizado en el laboratorio el primer televisor con pantalla de tecnología OLED, y comparamos sus resultados con los de los mejores modelos de televisores LCD y plasma analizados. Sepa qué puede esperar de este nuevo producto, un aparato interesante, pero que hoy por hoy no recomendamos por su elevado precio en relación con su tamaño (una diagonal de apenas 28 cm): consulte nuestra comparación de televisores para encontrar el modelo que más le interesa.

¿Qué es la tecnología OLED?

La tecnología OLED (Organic Light Emitting Diode) usa un panel en el que se imprimen directamente diodos orgánicos, que emiten luz después de recibir una descarga eléctrica. Estas pantallas producen una luz propia, y emiten una iluminación trasera, como las pantallas LCD. Por eso pueden ser muy finas. Además, su consumo es muy reducido. El contraste es elevado gracias a la reproducción eficaz de las tonalidades negras. Sin embargo, en las pantallas LCD, los cristales líquidos no consiguen obstruir por completo el paso de la luz.

Puntos fuertes

  • El contraste es tres veces superior al de los mejores televisores LCD y plasma que hasta ahora habíamos analizado. La pantalla reproduce perfectamente las tonalidades negras y mantiene los detalles en las imágenes más oscuras y claras, esto es un “plus” que ofrece la tecnología OLED.
  • Los colores son vivos y fieles. Con ninguna de las pantallas LCD y plasma analizadas hasta ahora se consigue una reproducción de colores tan vibrante.
  • El ángulo de visión es total, como en una pantalla de plasma. La pantalla tiene más reflejos que un televisor LCD, pero es aceptable.

Puntos débiles

  • Se detectan problemas en la fluidez de representación de las imágenes de panning (movimientos de cámara con velocidad constante). El fallo no es del tiempo de respuesta de la pantalla OLED, sino del procesador de vídeo, que debería ofrecer mejores resultados.
  • Los pequeños altavoces hacen que se resienta el sonido: están muy próximos e impiden una buena separación de los canales. La potencia de salida también es muy reducida.
  • El precio es demasiado elevado (sobre todo teniendo en cuenta el tamaño y las prestaciones del Sony XEL-1…).
 
 

Imprimir Enviar por email