Noticia

Smartphones: lo que no le contarán

22 diciembre 2010

22 diciembre 2010

Aluminio, plomo, coltan, derivados del petróleo, agua… Hasta 30 kilos de materiales son necesarios para fabricar un solo smartphone. ¿De dónde se extraen?, ¿quién los procesa y los ensambla?, ¿y en qué condiciones laborales se hace?

Tráfico de minerales y violencia

Algunos componentes de un smartphone precisan de metales tan valiosos como el platino, el tántalo o el coltan, cuya producción se concentra en zonas de conflicto como en la República Democrática del Congo, donde milicias armadas controlan buena parte de las minas. Un control que según Naciones Unidas se ejerce con violencia: homicidios, trabajos forzados, violaciones, enrolamiento de niños para las guerrillas y desplazamiento de comunidades enteras.

En nuestro estudio publicado en enero del 2011, lamentábamos que entre los fabricantes de smartphones, sólo Samsung, LG, Sony-Ericsson y Nokia han desarrollado políticas formales para evitar el abastecimiento de metales y minerales extraídos ilegalmente en la República Democrática del Congo.

Falta de transparencia

¿Dónde ensamblan los smartphones?, ¿Cuáles son las condiciones laborales de los trabajadores que trabajan en sus fábricas? En nuestro último estudio, realizado en 2010, ni Apple, ni Blackberry, ni HTC, ni Nokia ni Sony-Ericsson nos dejaron comprobar directamente las condiciones laborales y medioambientales en sus fábricas, la mayoría de las cuales se encuentran en países con bajísimos costes laborales como China, Filipinas o La India.

Muchas de estas fábricas no están gestionadas directamente por las marcas, ya que son filiales o están subcontratadas por dichas filiales. En teoría, sus productos y la manera en que los producen siguen siendo responsabilidad de las marcas. En la práctica, observamos que no siempre existe un control efectivo.

Suicidios entre los trabajadores

“Foxconn no es un lugar donde se trabaje como presidiarios. Hay restaurantes y piscinas. Para ser una fábrica es muy agradable”. Así zanjó Steve Jobs, Director Ejecutivo de Apple, las preguntas sobre los 17 trabajadores que se suicidaron en apenas ocho meses en la empresa china de suministros electrónicos Foxconn. Entre sus clientes, además de Apple, figuran Nokia y Sony-Ericsson.

Según varias ONG los suicidios están ligados a los bajos sueldos, a una jornada laboral excesiva y a unos métodos de gestión opresivos. Foxconn, por su parte, después de enviar monjes a las fábricas para “exorcizar los malos espíritus” y acusar de lucro a las familias de los fallecidos, terminó ofreciendo aumentar los salarios y constituir un grupo de apoyo a los empleados.

Uso de sustancias tóxicas

Detectamos la presencia de antimonio, níquel y compuestos orgánicos volátiles en los móviles en general (no sabemos si también en los smartphones), sustancias tóxicas para quienes los montan y desmantelan. Igual que el plomo, un metal restringido por la legislación europea y del que existen materiales no contaminantes que pueden usarse en su lugar.

Pero es que además los móviles son difícilmente reciclables, ya que los distintos materiales que los componen no pueden separarse correctamente. La principal causa es que al fabricante le resulta más sencillo pegar los elementos en lugar de ensamblarlos. Así que procure aguantar con su smartphone hasta que se estropee. ¿Aún así quiere cambiarlo? Si aún funciona visite www.donatumovil.org o www.zonzoo.es.


Imprimir Enviar por email