Noticia

Samsung Galaxy S5: secuela poco revolucionaria

11 abril 2014

11 abril 2014

En espera de un próximo iPhone, el nuevo móvil insignia de Samsung será el centro de atención este año. Aunque incorpora ciertas mejoras, no es un salto hacia delante respecto al Galaxy S4, sino tan solo un pequeño paso. Cuesta 699 euros y ya está a la venta en España.

Protagonista en el último Mobile World Congress, el nuevo smartphone estrella de Samsung cuenta (como siempre) con la ventaja de atraer focos y titulares.

Dentro de poco tendremos los resultados del laboratorio, pero de momento parece que hay poca novedad que contar. El S5 no es una revolución sino una tenue evolución desde el Galaxy S4

El propio director de Marketing de Samsung España, Francisco Hortigüela, fue sincero ante las preguntas de OCU: "Este no es un producto disruptivo, no es algo que puedas decir que es completamente distinto".

Cuesta 699 euros y ya está a la venta en España.

Mejoras que no impresionan

Aunque Samsung insiste en venderlo como un compendio de 5 elementos, en realidad solo 4 son verdaderamente relevantes:

  • Diseño: aunque es prácticamente idéntico al Galaxy S4, han usado un material de policarbonato más rugoso que debería hacerlo menos escurridizo. La pantalla es un pelín (0,1 pulgadas) más grande que la del S4, quedándose en 5,1 pulgadas. Aseguran también que la batería ha mejorado y aguantará 12 horas de Internet... pero habrá que ponerlo a prueba.
  • Cámara: tiene 3 megapíxeles más que el S4 (se queda en 16 megapíxeles) y han mejorado el enfoque automático para que sea más rápido (según Samsung, 0,3 segundos).
  • Conectividad: por supuesto es un smartphone LTE preparado para navegar en 4G, pero además prometen mejoras significativas en el WiFi y en la gestión de las descargas.
  • Resistencia: siguiendo la estela de los Sony Xperia Z, es a prueba de polvo y agua. Tiene certificación IP67, que permite sumergirlo en agua bajo determinadas condiciones de tiempo y profundidad. Moraleja: una cosa es mojarlo (puedes hacerlo) y otra irse a bucear con tu smartphone (no lo hagas). 

El S5 cuenta con un lector de huellas dactilares para que tu dedo sea el único password en los pagos móviles. Interesante y útil, pero habrá que ver en qué medida es seguro y si la gente se anima a usarlo.

En el apartado puramente anecdótico está el "quinto elemento" del S5: un medidor de pulsaciones (lo hace a través de la yema del dedo) y una presunta preocupación por la salud y el estilo de vida.


Imprimir Enviar por email