Noticia

Ganadores y perdedores del universo smartphone

07 marzo 2014

07 marzo 2014

Barcelona es el lugar en el que los egos de los fabricantes de móviles se juntan una vez al año. En el Mobile World Congress presentan sus apuestas y procuran impresionar a la competencia, pero no todos consiguen sorprender. OCU estuvo allí y sacó sus propias conclusiones.

OCU asistió al Mobile World Congress 2014, el mayor evento mundial de tecnología móvil.

En Barcelona no vimos ninguna novedad revolucionaria, aunque trajimos buenas noticias para el consumidor:

  • Lo que antes estaba reservado a móviles de alta gama ahora empieza a verse en teléfonos de precios moderados e incluso bajos. Los smartphones baratos van a ser cada vez mejores y el consumidor lo va a disfrutar.

En cuanto a la lucha feroz entre las grandes marcas, esta es nuestra opinión:

Ganadores: Samsung por la mínima

No fue una genuina victoria porque apenas necesitaron competir. 

Empieza a ser habitual que lleguen con excelentes resultados bajo el brazo (líderes con 31% de cuota mundial de smartphones y subiendo; espectacular crecimiento en ventas de tablets). Con ese músculo les basta para llevarse los titulares, aunque lo que presenten no sea impactante.

  • El Galaxy S5 es una tenue evolución respecto al S4 y el smartwatch Gear 2 lo mismo respecto al Gear 1. La pulsera biométrica Gear Fit supone un avance si lo comparamos con lo que ya había en el mercado (y por eso les valió el "Oscar" a mejor producto del Mobile World Congress 2014).   

No dejaron a nadie con la boca abierta, pero la eterna ausencia de Apple les pone las cosas fáciles. Si a eso le sumamos la escasez de propuestas por parte de la competencia, Samsung puede irse otro año más con la conciencia tranquila.

Aunque tanta bonanza puede pasarles factura y muestran síntomas de estar acomodándose en su reinado.

Perdedores: HTC y Nokia por malas decisiones

  • HTC llegaba tras un traspié económico (caída del 28% en ventas) y la constatación de que cada vez son más insignificantes si de grandes números hablamos: en 2012 tenían un 10% de cuota mundial de smartphones y ahora solo el 2%.

Con semejante panorama, era el momento de llegar a Barcelona para comerse la feria o para ignorarla completamente. Eligieron lo segundo y presentarán el nuevo HTC One por su cuenta. Vinieron con las manos vacías y se van con un merecido suspenso.

Entre hacer smartphones con Windows Phone (lo que quiere Microsoft, su nuevo "patrón") y hacerlos con un verdadero Android (lo que desea Nokia) han tirado por la calle de enmedio. El resultado no parece tener ningún futuro.    


Imprimir Enviar por email