Consejos

Sí, el ordenador requiere mantenimiento

23 noviembre 2012
ordenador

23 noviembre 2012

El ordenador es una fuente de ocio y herramienta de trabajo casi imprescindible, pero en demasiadas ocasiones no le prestamos la atención que requiere. Realizar un mantenimiento básico es fundamental, pues puede libranos de perder datos y alargar la vida del ordenador.

El ordenador se ha convertido en una herramienta fundamental de trabajo para millones de personas, además de una fuente inagotable de ocio. Sin embargo, en demasiadas ocasiones no le prestamos la atención que requiere. Es más, muchos solo empiezan a hacerlo cuando ya es demasiado tarde y el ordenador nos ha jugado una mala pasada por nuestra propia negligencia.

Una buena limpieza contribuye a alargar la vida del ordenador y a prevenir el mal funcionamiento de algunos componentes, y debemos realizarla periódicamente para evitarnos disgustos. Igual que tenemos claro que un coche requiere nuestra atención en forma de cambios de aceite o de neumáticos, debemos tener presente un buen mantenimiento es fundamental para la 'salud' de nuestro ordenador.

Debemos empezar por darle la vuelta al teclado y eliminar la suciedad que se acumulan en el fondo. Para llegar a los lugares de difícil acceso, nos resultará muy cómodo utilizar una mini aspiradora USB, especial para estos propósitos, que puede adquirirse en cualquier tienda de accesorios de informática.

En cuanto a la pantalla, las de TFT/LCD no están hechas de cristal, por lo tanto utilizar un limpiacristales puede resultar contraproducente. Lo ideal es usar un producto limpiador específico, pero en su defecto se puede usar un jabón neutro aplicado con un paño de algodón.

El ratón óptico, sin embargo, no presenta demasiados problemas y suele bastar con limpiar la carcasa exterior con un detergente suave o alcohol isopropílico. En caso de que alguna pelusa se acumule en el ojo óptico, podemos utilizar una bomba de aire comprimido.

Otro de los aspectos clave para asegurar el buen funcionamiento de nuestro equipo es el control de la temperatura. El exceso de calor provoca una disminución del rendimiento y acorta la vida de los componentes electrónicos, llegando en casos extremos a la completa inutilización del ordenador.

Para prevenir problemas, debemos evitar trabajar con el ordenador en lugares que sobrepasen los 30 grados, especialmente en verano, o someter el aparato a cambios bruscos de temperatura. Debemos tomarnos muy en serio este aspecto, puesto que el trabajo fuera de los márgenes de temperatura recomendados por el fabricante es una de las principales causas de pérdida de datos.


Imprimir Enviar por email