Noticia

Cargadores de Ikea: lentos y necesitan adaptador

05 junio 2015

05 junio 2015

No parece que los nuevos cargadores de Ikea para smartphone y otros dispositivos sean la mejor opción. Se pueden integrar en los muebles, pero tardan el doble en cargar  y para poder usarlos en muchos casos será necesario utilizar un adaptador de gran tamaño para el móvil. 

Ikea ha lanzado una línea de cargadores universales para smartphones y otros dispositivos electrónicos. Se tata de cargadores con un diseño atractivo y funcional, disponibles a precios razonables. Pero no parece que sean la mejor opción, puesto que hemos comprobado que utilizarlos en un buen número de modelos requerirán de un adaptador de gran tamaño y además cargan con demasiada lentitud.

Lo más novedoso de estos cargadores de Ikea es que se integran en algunos de sus muebles, aunque también están disponibles con base de carga.

En OCU hemos probado varios de ellos y, al margen de las pegas señaladas, apreciamos que funcionan bien, según el principio de inducción electromagnética; o lo que es lo mismo: basta colocar el teléfono en el dispositivo para iniciar la recarga.

Pero únicamente algunos de los últimos modelos de smartphone de gama alta pueden cargarse de esta manera, como el Samsung Galaxy S6 y S6 Edge. Para dispositivos que no soportan este tipo de carga, Ikea ha diseñado accesorios que se adaptan, como la funda de recarga inalámbrica Vitahult, aunque tampoco está disponible para todos los modelos.

Si tu dispositivo es incompatible con ambas opciones, sólo te quedará la opción de recarga habitual, a través de un puerto USB.

Tres cargadores diferentes

Los cargadores inalámbricos de Ikea disponen de una luz LED blanca que se mantiene encendida durante la carga y hasta que el dispositivo se ha cargado por completo. Pero esa luz está situada en un lugar poco práctico, dado que el smartphone la tapa casi por completo mientras se recarga.

Realizamos algunas pruebas cargando un Samsung Galaxy S6, que cuenta con tecnología de carga mediante inducción electromagnética, y con un Samsung Galaxy S3, que no la tiene y por ello requiere de la funda de adaptación. Las pruebas se realizaron con tres cargadores diferentes: Nordmarke para un dispositivo, Nordmarke para tres dispositivos y la lámpara con cargador integrado Riggad.

También existe una versión para instalar en la parte superior de los muebles. Se llama Morik y su principio de funcionamiento es el mismo.

Los cargadores de Ikea son muy fáciles de usar y tienen un buen funcionamiento, incluso el modelo que permite cargar tres dispositivos simultáneamente. Trabajan bien con los dispositivos que integran la tecnología de carga electromagnética, mientras que los smartphone que necesitan del adaptador no han tenido muy buenos resultados. Incluso en algunos casos, ni siquiera recargaron.

Accesorios demasiado grandes

En cuanto a los accesorios de adaptación, no son cómodos, sobre todo en el caso del iPhone 4-4S, y aún más en el 5-5S. La razón atiende a que la tapa de la batería no es extraíble, y aumenta considerablemente las dimensiones totales del teléfono.

En cambio, para el Galaxy S3 el accesorio de carga es simplemente una tapa de la batería que sustituye a la tapa original, aumentando sólo un poco el grosor del teléfono.

Pros

  • Trabajan bien con los dispositivos que integran la tecnología de carga mediante inducción electromagnética.
  • Tienen un conector USB integrado.
  • Hay disponible una versión con tres cargadores en una única base, Nordmarke, desde 69,99 euros.

Contras

  • Tardan demasiado en cargar, aproximadamente el doble del tiempo de un cargador tradicional.
  • No siempre funcionan bien con los dispositivos que necesitan accesorios de adaptación.
  • El dispositivo debe estar colocado en el cargador, y si se contesta una llamada se interrumpe la recarga;
  • La luz LED no es visible cuando el dispositivo se está cargando.

Imprimir Enviar por email