Informe

Páginas web de descuentos

10 enero 2013
web descuentos

10 enero 2013

Las páginas web que ofrecen productos y servicios a precios rebajados están viviendo su edad de oro. Te explicamos cómo funcionan, cuáles son los problemas más comunes y qué hacer para que una ganga no se convierta en un trastorno. Las hemos analizado a fondo para saber cuáles son las mejores.

Tiempos de crisis y de caprichos

En los últimos tiempos un nuevo tipo de páginas web vive su edad dorada: son las llamadas webs de descuentos o, directamente, chollowebs. Esta industria genera más de 600 millones de euros anuales en ingresos y subiendo (un 19% más de facturación en el último año).  

Si la recesión de los años noventa vio nacer los "Don Cien" (tiendas con precios a 100 pesetas), la ruina del euro nos trae otra forma de ahorrar: las páginas web de descuentos. El boom empezó a finales de 2008, cuando la crisis reducía los presupuestos de los consumidores. La locura de las gangas ha permitido a muchos seguir concediéndose pequeños caprichos. 

Pero no todo son éxitos. La web Lets Bonus vendió 1.500 iPad y no consiguió entregarlos a tiempo, provocando que sus usuarios pusieran en duda la integridad del negocio.

Outlets online y Ofertas colectivas

Todas estas páginas comparten la misma filosofía contrarreloj: las ofertas caducan a las pocas horas, por lo que hay que comprar rápido y avisar a los amigos. Gran parte de la publicidad se la hacen los propios usuarios a través de las redes sociales.

Hay 2 tipos fundamentales de páginas de descuentos, aunque cada día son más difíciles de distinguir porque últimamente todas intentan cubrir todos los campos: 

Venta directa

Intentan llevar el modelo de los outlets (productos de marca rebajados) al mundo online. Destacan páginas como Buy VIP, Privalia, Ofertix... 

Son clubs de venta privada online que ofrecen artículos exclusivos (sobre todo ropa). Su ámbito es nacional y se encargan de enviar por correo al domicilio del comprador. Algunos también venden servicios (como estancias en hoteles).

Compras colectivas online

Son intermediarios que venden cupones canjeables por servicios en otras empresas. Destacan páginas como Groupon, Lets Bonus, Groupalia...

A través de acuerdos con diferentes proveedores, consiguen ofertas de ámbito local (una ciudad). El cliente les paga a ellos por un cupón que le permite disfrutar de los servicios de otra empresa (un restaurante, un gimnasio, un cine...). Ya no se limitan a los servicios sino que cada vez ofrecen más productos y en ocasiones también los envían a domicilio.  

Se las llama de compra colectiva porque sus ofertas cambian en función del número de gente que se apunte a ellas:

  • Número máximo: la oferta tiene un cupo limitado; cuando se completa, se acabó el descuento.
  • Número mínimo: para que tú puedas disfrutar del descuento, un número importante de clientes tiene que apuntarse a la misma oferta. Esta condición provoca que los usuarios inviten a otros amigos a participar, hinchando así el negocio.

 webs descuentos

¿Cómo ganan dinero las webs de ofertas y descuentos?

Empresas que se hacen de oro pese a venderlo todo con suculentos descuentos. ¿Cómo es posible?

Cientos de miles de usuarios dan a estas páginas una fuerza considerable a la hora de negociar precios con proveedores y minoristas. Los comerciales de las webs de descuentos recorren el país en busca de tiendas que se ajusten a su perfil de cliente (público urbano, joven, clase media, preferentemente femenino). El trato al que llegan es este: la tienda concede un gran descuento y la web publicita la oferta, haciéndola llegar a muchos clientes.

La tienda consigue así una gigantesca campaña de promoción que no sería capaz de financiar por sí misma. Que su nombre pulule por internet le sale casi gratis.

La web de descuentos se queda con parte del precio final que paga el consumidor, un porcentaje que se saca de lo que normalmente recibiría la tienda. Y todo a cambio de publicitar una oferta que en realidad no es suya. 

Un 22% de las ofertas están hinchadas

¿Son las ofertas tan jugosas como parecen?

Es difícil de saber en el caso de las páginas de venta directa, que cuentan con colecciones exclusivas (no se pueden comparar los precios con otras tiendas), pero es sencillo averiguarlo en el caso de las páginas de cupones.

Armándonos de paciencia, hemos llamado a las empresas que se encargan de canjear los cupones por servicios y hemos preguntado el precio del servicio (por ejemplo: un masaje) si llegábamos a estas empresas directamente, sin intermediarios ni cupones.

Nuestro estudio deja las cosas claras: un 22% de las ofertas de las páginas de cupones prometen un ahorro superior al real. Además, en varias de nuestras conversaciones telefónicas se nos insinuó que el precio para quien llegase sin cupón había sido hinchado a propósito: de esta manera, el descuento que se consigue con el cupón parece mayor.

Las trampas del chollo

Entre noviembre de 2011 y enero de 2012 analizamos algunas de las webs de descuentos más importantes de España.

Compramos diversos productos, tanto en páginas de venta directa como en las de cupones o compra colectiva. Los recibimos por correo y abrimos los paquetes para revisar que su contenido era el correcto y estaba en buen estado. Después intentamos devolverlos dentro del plazo legal de 7 días laborables. Encontramos un gran número de obstáculos:  

  • Información: la mayoría de las páginas analizadas esconden información esencial en lo más profundo de su web y guardan silencio sobre algunos de los derechos del consumidor.
  • Rapidez: son rápidos para cobrar, pero no para entregar. El tiempo medio que hemos tenido que esperar para cada producto ha sido de 11 días.
  • Devolver productos: el 60% de las páginas no nos indicó qué había que hacer para devolver un producto. Algunas (como DreiVIP) decidieron cobrarnos unos confusos "gastos de gestión". Varias webs de cupones (Cuponing, Dooplan, Groupalia) no dan posibilidad de devolver al afirmar que el plazo termina cuando finaliza la oferta (que es precisamente cuando recibimos el cupón).  
  • Reclamar dinero: Dooplan y Groupalia no nos devolvieron el dinero sino que lo ingresaron en una cuenta para futuras compras en su web (una práctica que está prohibida). Todas las páginas analizadas excepto Primeriti nos hicieron pagar los gastos por devolver el producto por correo, que fueron hasta 4 veces superiores a los gastos del envío original.

Páginas de cupones de descuentos

¿Cuáles son las mejores páginas de ofertas online?

En nuestro estudio hemos valorado diversos parámetros, como la seguridad durante el proceso de compra, el plazo de entrega, las facilidades para devolver el producto o recuperar nuestro dinero... Los resultados completos pueden consultarse en nuestra revista Compra Maestra.

  • Páginas de venta directaPrivalia ha conseguido el primer puesto en nuestra clasificación. Vente Privee ha quedado última.
  • Páginas de cuponesGroupon ha sido la que mejor puntuación ha conseguido y Dooplan la peor.

Cómo usar una web de descuentos, paso a paso

  • 1. Darse de alta. Es sencillo, aunque en algunas páginas es necesario ser invitado por algún usuario. Una vez en la página de inicio, hay un enlace en el que suelen requerir únicamente una dirección de correo electrónico, nombre, apellidos y, en las páginas especializadas en ofertas por ciudades, lugar de residencia.
  • 2. Recibir ofertas. Puedes visualizar todas las ofertas en la web de descuentos (sin inscripción no suele haber acceso completo a las mismas). Para facilitar la búsqueda, recibirás en tu correo uno o varios mensajes diarios con dichas ofertas. Este es uno de los aspectos más desagradables, ya que normalmente no se puede controlar la frecuencia de los correos. Si te apuntas a varias páginas, pronto encontrarás llena tu bandeja de entrada. Lo que puedes hacer es desactivar la recepción de mensajes, dedicándote a ir a la web cuando busques una oferta.
  • 3. Comprar. Una vez seleccionada una oferta interesante, te pedirán información sobre el medio de pago (generalmente tarjeta de crédito o Paypal), nombre, apellidos y, si se trata de un producto, dirección de envío. Después de pagar, recibiremos en el correo un resguardo de compra (para productos) o un cupón para canjear (para servicios).
  • 4. Cancelar y devolver. Por ley, tienes 7 días laborables desde que recibes un producto para devolverlo sin dar explicaciones, aunque ellos podrán obligarte a pagar los gastos de envío. Para cancelar un servicio que no has usado, el plazo cuenta desde el día en que recibes el cupón. Existen excepciones en las que no es posible cancelar (espectáculos, billetes de transporte, algunos productos precintados). En todos los casos, el consumidor debe ser informado del procedimiento de devolución que usa la web. Si no te informan, el plazo de 7 días no empieza a correr hasta que lo hagan. Si tardan más de un mes en devolverte tu dinero, podrás reclamar que te ingresen el doble de lo que gastaste.  

Problemas frecuentes en webs de descuentos

Ofertas irreales

Una de las quejas más comunes es que lo anunciado en la oferta no se ajusta a la realidad. Este problema es más común en servicios que en productos. Las webs de descuentos ganan dinero con cada cliente que adquiere una ganga, por lo que a menudo maquillan la oferta haciéndola parecer mejor de lo que es. 

La empresa que presta el servicio no da abasto

Si una determinada promoción obtiene una gran respuesta y mucha gente adquiere el cupón, la empresa que ofrece el servicio se puede ver superada por la demanda de gente que quiere canjear el cupón cuanto antes. Es habitual no poder disfrutar de la oferta en el momento deseado (y a veces tener que esperar meses para hacerlo).

Spam

Al darnos de alta en estas páginas, nos suscribimos a sus newletters: no te sorprendas si tu cuenta de correo rebosa de ofertas. En general, darse de baja de estas notificaciones no supone grandes problemas: suele haber un enlace en cada email que permite anular los envíos.

Mala atención al cliente

Otra de las quejas más repetidas: la mala calidad de los departamentos de atención al cliente cuando surgen problemas.

Contratos de exclusividad y permanencia

Las empresas y tiendas que trabajan con las webs de descuentos suelen firmar acuerdos de exclusividad y permanencia con una de ellas. Si no los cumplen, pagan una indemnización. Esto no debería afectar a los consumidores, pero lo hace.

Si una tienda está descontenta con una web de descuentos no puede romper el acuerdo inmediatamente, pero en una tienda descontenta la calidad de los productos y servicios ofrecidos se resiente.

Consejos de uso: comparar antes de usar

  • Comparar entre distintas páginas. Aunque su mecánica sea similar, es preferible visitar unas cuantas y analizar sus políticas de compra, el tipo de productos y servicios que ofrecen… Dedica un tiempo a investigar antes de darte de alta. Si solo buscas ropa deportiva o cenar en restaurantes exóticos, encontrarás webs especializadas en estos temas. Inscribirse en muchas a la vez sin prestar atención solo aumentará nuestra confusión al recibir un sinfín de ofertas.
  • Suscribirse a agregadores de ofertas. Te permiten conocer las ofertas sin estar suscrito a innumerables webs. Páginas como Yunait o Dscuento recopilan las ofertas de las webs de descuentos, con las que tienen acuerdos. Suscribirte a un agregador no implica estar suscrito a las webs de descuentos. Un agregador también nos enviará muchos correos, pero la ventaja es que suele ser posible modular su frecuencia, así como otros criterios (tipo de producto que nos interesa, precios, % de descuento, web de origen).
  • No comprar por impulso. Estas webs fomentan la compra instintiva y poco meditada, con plazos de inscripción en la oferta muy cortos (a veces de horas). Antes de apuntarse a una ganga, conviene reflexionar sobre si realmente nos conviene. Que algo sea barato no significa que lo necesitemos. El consumo responsable es el único consumo inteligente.
  • Conservar la información. Antes de aceptar una oferta conviene guardar toda la información: descripción, condiciones, plazos… Si se trata de un servicio, es buena idea llevar esta información con nosotros y enseñarla en caso de que no se corresponda con lo esperado.
  • Vigila los costes de envío. Si se trata de un producto que nos han de enviar a casa, hemos de contar con los gastos de envío, generalmente no incluidos en el precio y que pueden hacer que un chollo en la pantalla del ordenador no lo sea tanto en nuestra cuenta corriente.