Noticia

Pornstar ya no es legal en España

11 mayo 2012
Complemento alimenticio para mejorar la capacidad sexual

11 mayo 2012

Sanidad ha retirado del mercado este complemento alimenticio para mejorar la capacidad sexual, que se vendía sin autorización en internet fuera de los canales farmacéuticos y que tiene numerosas contraindicaciones.

Complemento alimenticio sin autorización

El Ministerio de Sanidad ha ordenado la retirada del mercado de Pornstar (Estrella porno), un producto que se vendía en internet fuera de los canales farmacéuticos como complemento alimenticio para mejorar la capacidad sexual, y que se comercializaba sin autorización de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS).

Pornstar ilegal

La Guardia Civil, a través del SEPRONA, fue quien denunció, tras analizar el producto en su Laboratorio Oficial de Control, que Pornstar contiene un principio farmacológico denominado yohimbina, que es hipertensor en dosis bajas, pero hipotensor y vasodilatador en dosis elevadas. Sanidad concluyó que Pornstar no ha sido evaluado ni autorizado por el AEMPS y por esta razón decidió su retirada del mercado.

En España no existe ningún otro fármaco que contenga yohimbina, aunque en otros países, como Francia, se venden legalmente sin receta complementos que la contienen para tratar la disfunción eréctil, aunque en el prospecto se advierte de sus múltiples efectos negativos, como insomnio, vértigo, nerviosismo, taquicardia, náuseas o diarreas.

El riesgo de este tipo de complementos alimenticios radica en la falta de información y control que tienen. Pueden poner fácilmente la salud de los consumidores en peligro. Especialmente, cuando las personas que los consumen tienen problemas cardiovasculares o contraindicaciones para el uso de ciertos principios activos. El riesgo aumenta, más si cabe, por el hecho de que se puedan conseguir por internet, de forma rápida y tan asequible. 

Pornstar contraindicaciones

Desde OCU recordamos la importancia de consultar con un médico cualquier tipo de tratamiento que queramos seguir, especialmente si la afección que nos preocupa es prolongada. Una prescripción profesional siempre será mejor que la automedicación.