Noticia

No prolongue su bronceado en una cabina de rayos UVA

28 agosto 2009

28 agosto 2009

Es tentador recurrir a una cabina de rayos UVA para prolongar el moreno del verano. No es una buena idea. Este tipo de radiación ha sido recientemente incluida en el grupo de factores causantes de cáncer.

Un grupo de trabajo de la IARC, la Agencia Internacional de Investigación sobre Cáncer, ha clasificado los aparatos de bronceado que emiten rayos UVA como "cancerígeno para los seres humanos" (Grupo 1). Las conclusiones del Grupo de Trabajo convocado por el Programa de Monografías de la IARC, son ahora objeto de un artículo y un comunicado de prensa de la revista The Lancet Oncology.

El análisis realizado por 20 científicos de diferentes países, muestra que el riesgo de melanoma cutáneo aumenta un 75% cuando el uso de estas cabinas de bronceado comienza antes de los 30 años. Además también concluyen que con el uso de estás lámparas de rayos UVA se aumenta el riesgo de sufrir melanoma ocular.

Estos resultados refuerzan las actuales recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud para evitar las lámparas de rayos UVA o centros de bronceado, además de protegerse de la exposición excesiva al sol.

Teniendo en cuenta que hasta ahora no existía certeza suficiente para considerar estas radiaciones causantes de cáncer, y que el uso de estas cabinas está bastante extendido, sobre todo en mujeres jóvenes, el mensaje debe quedar claro: todas las radiaciones ultravioletas (UVA, UVB y UVC) son carcinógenas para el hombre.

Desde hace años la OCU viene denunciando mediante sus estudios la poca información que reciben los usuarios de los centros de bronceado, teniendo en cuenta los elevados riesgos para la salud que conllevan este tipo de tratamientos, y tratando de desterrar el mito de que los rayos UVA son seguros. Por eso insistimos en que es necesario que se informe de los riesgos, y que haya una regulación más estricta en este aspecto.


Imprimir Enviar por email