Noticia

España recorta en becas y entra en el top 10 europeo de tasas universitarias más caras

29 agosto 2013
Tasas universitarias

29 agosto 2013

La polémica reforma que sube las tasas universitarias y modifica los criterios para la concesión de becas ha revolucionado los campus de España. Con esta medida, ya somos el cuarto país más caro de la zona euro para cursar estudios superiores.

Cambios contantes y sonantes en la educación universitaria española. Cifras al alza que pueden dejar a muchos fuera de la carrera que quieren estudiar. No es país para licenciados.

España es ya el cuarto país donde más caro sale sacarse una carrera, según un estudio de la Comisión Europea y un informe del Observatorio del Sistema Universitario. Aunque las tasas más altas se pagan en Reino Unido, hay que tener en cuenta que allí el 60% de los alumnos están becados. Y que las becas también quedan tocadas tras esta reforma.

En el top 10 de los más caros

Esta es la situación en Europa:

  • Países donde no se pagan tasas: es el caso de Dinamarca, Noruega, Finlandia y Suecia, pero también el de Grecia.
  • Países donde en algunas regiones no se paga: Escocia es una zona libre de tasas universitarias dentro de Reino Unido y en Alemania solo en 3 de los 16 landers se paga por la matrícula.
  • Países donde se paga un máximo de 1.000 euros por curso: así ocurre en Portugal, Holanda y Polonia, por ejemplo.
  • El top 10 de los más caros: donde un año de universidad fácilmente supera los 1.000 euros en tasas. Aquí están España, Irlanda y también Reino Unido, junto a países del este como Hungría y Rumanía.   

Y recortando en becas

Tras los últimos cambios, esto es lo máximo que podrá recibir un alumno becado:

  • Por renta: 1.500 euros por curso.
  • Por irse a estudiar fuera del domicilio familiar: 1.500 euros por curso.
  • Una cuantía variable cuyo mínimo son 60 euros.
  • El pago íntegro de la matrícula. 

En función de la renta familiar, se tiene derecho a uno o más de estos apartados.

Con estas cantidades resulta imposible pagarse una carrera. La beca máxima que recibirá un alumno será de 3.060 euros por curso más la matrícula. Y para conseguirlo su familia (suponiendo que sea de 4 miembros) debe ganar 14.600 euros brutos anuales o menos (y tendrá que irse a estudiar fuera).  

Si los ingresos de su familia son tan escasos, ¿cómo podrá arreglárselas el estudiante con 3.060 euros durante 9 meses de curso y pagando el alquiler de un piso más su propia manutención?

Subir las tasas no es la solución

Como la financiación que recibe la Universidad pública se ha visto reducida, ¿la solución es subir las tasas? En absoluto. Hay que ensayar otras soluciones más razonables:

  • Optimizar el gasto: demostrando con resultados la eficiencia de cada universidad (mediante indicadores como el número de proyectos de investigación que encuentran aplicación práctica o el número de patentes registradas).
  • Mejorar la paupérrima política de becas: las familias españolas sufren las peores dificultades económicas en décadas, pero las becas solo cubren a 1 de cada 5 estudiantes. Y la única facilidad que se ofrece en el pago es fraccionarlo en dos tiempos, algo claramente insuficiente.  
  • Poner las subidas en relación a inflación y salarios: aumentos de tasas de más del 60% en solo 2 años no son aceptables en un país en el que los salarios bajan y el IPC sube.
  • Atajar la discriminación autonómica: algunas comunidades no aplican la subida de tasas o lo hacen de forma moderada, mientras que Madrid decide subirlas un 20% en un solo año. 

Imprimir Enviar por email