Noticia

Tarjetas con chip: más seguras, pero...

03 marzo 2013

03 marzo 2013

El chip que llevan las tarjetas bancarias sirve para incrementar la seguridad y evitar fraudes como la clonación. Sin embargo, el beneficio de esta medida se pierde desde el momento en que las tarjetas siguen manteniendo la banda magnética. Por ello, no bajes la guardia y mantén tus tarjetas a buen recaudo.


El punto débil de la seguridad de las tarjetas de crédito es la banda magnética, pues es allí donde van recogidos los datos del titular de la tarjeta. En los últimos años el número de fraudes originado por la duplicación de la banda magnética ha sido tan alarmante que la Unión Europea decidió implantar otra tecnología, el chip, más difícil de vulnerar por parte de los delincuentes.

El 1 de enero de 2011, todos los terminales de los comercios y los cajeros automáticos se debieron adaptar para poder leer el chip, por lo que en teoría la banda magnética ya no es necesaria. Sin embargo, la tecnología del chip no se ha adoptado en muchos países fuera de Europa. Quienes viajen a Estados Unidos, por ejemplo, para pagar con tarjeta de crédito tienen que usar una con banda magnética. Por esta razón, las tarjetas se emiten con la doble tecnología: el chip y la banda magnética. ¿Consecuencia? El grado de seguridad que se consigue con la incorporación del chip se pierde al mantener la banda magnética.

A las personas que no viajan fuera de la zona euro, que son la gran mayoría de los españoles, de nada les sirve tener una tarjeta con banda magnética; por el contrario, se exponen a que la tarjeta pueda ser duplicada si cae en manos de delincuentes. OCU pidió al Ministerio de Economía y a las entidades financieras que permitan la emisión de tarjetas solo con chip, sin banda magnética, a todos los usuarios que así lo soliciten; si alguna vez van a visitar un país donde el chip no esté implantado, siempre podrán solicitar a su entidad la emisión de una nueva tarjeta con banda magnética. Sin embargo, nunca recibimos respuesta por su parte.

En cualquier caso, te recordamos la conveniencia de adoptar una serie de pequeñas y fáciles medidas de seguridad para proteger tus tarjetas


Imprimir Enviar por email