Informe

Seguros de moto: pocas alternativas, pero hay

01 abril 2014
moto

01 abril 2014

Si vas a contratar un seguro de moto o cambiar de compañía, hay una serie de pautas que debes seguir para no llevarte sorpresas. Las condiciones de estos seguros son especialmente duras con los jóvenes y los inexpertos, pero hay algunas opciones interesantes.

¿Qué perfil tienes?

Si vas a contratar un seguro de moto o cambiar de compañía, hay una serie de pautas que debes seguir para no llevarte sorpresas. La prima dependerá mucho de la edad y la experiencia.

Los seguros de motos son especialmente duros con los jóvenes y los inexpertos, por lo que es aconsejable preguntar en el concesionario donde se haya comprado el vehículo por las opciones que ofrece para asegurar el vehículo. Pero también se debe preguntar a otras aseguradoras, por ejemplo donde el motorista o sus allegados tengan contratados otros seguros, ya sean de coche, de hogar, o cualquier otro.

Si no se es joven, se atesora experiencia y se tienen escasos siniestros, la mejor opción es acudir a las aseguradoras privadas. Si se niegan a la admisión o las primas son muy altas, se puede acudir al Consorcio de Compensación de Seguros. Es posible acceder en caso de ser rechazado -por escrito- por dos aseguradoras. Te ofrecerán exclusivamente el seguro obligatorio, que cubre la responsabilidad civil por los daños que se puedan causar a otros (hasta 70 millones de euros por daños personales y 15 millones por daños materiales) incluido el pasajero si la moto y el conductor habitual están autorizados a transportarlo. Se puede contratar a través de su web o por teléfono: 902 222 665 y 952 367 042, de lunes a viernes de 9 a 18 horas. Es aconsejable completarlo con una buena garantía de defensa jurídica y reclamación de daños.

Los seguros a terceros para motos incluyen responsabilidad civil, defensa jurídica, reclamación de daños, y asistencia en viaje. También se comercializan algunos seguros básicos sin esta última garantía, aunque se pueden encontrar seguros a terceros por poco más, y compensa contratarlos.

Algunas compañías ofrecen la opción de cubrir además el robo, y el incendio, a través del seguro a terceros ampliado. Se excluyen los robos parciales, como por ejemplo de los retrovisores, y sólo se cubre el robo de la moto completa. Aunque las hay sin franquicia, el propietario de la moto sí suele hacerse cargo de una parte de la indemnización si la moto es robada o sufre un incendio.

Tampoco existe demasiada oferta de seguros a todo riesgo, que incluyen adicionalmente la garantía de daños propios. Son muy pocas las compañías que lo ofrecen, y en ocasiones sólo a quienes ya tengan alguna otra póliza con ellas. En caso de no ser nueva la moto, la compañía exigirá un examen pericial previo.


Imprimir Enviar por email