Noticia

Participaciones preferentes: primera sentencia

03 agosto 2012

03 agosto 2012

Durante los años de la burbuja algunos bancos convencieron a sus clientes para contratar un complejo y arriesgado producto de inversión, las participaciones preferentes. Creían que era un depósito normal, pero la burbuja estalló y solo entonces descubrieron que sus ahorros se habían esfumado. Una sentencia pionera obliga a NovaGalicia a devolver el dinero.

Es una de las muchas historias de la crisis pero esta, al menos, termina bien.

En 2008, antes de que conociésemos el significado de palabras como "prima de riesgo" y cuando la burbuja estaba a punto de explotar, un matrimonio gallego se acercó a su banco de toda la vida, una caja de ahorros provincial en el pequeño pueblo de Dena, a 30 kilómetros de Pontevedra. Solo querían guardar sus ahorros, 10.000 euros, en un lugar seguro.

En la sucursal les ofrecieron un depósito de alta rentabilidad, sin riesgo alguno y del que podrían retirar su dinero en cualquier momento. Firmaron y les dieron un folleto informativo. Cuando poco después necesitaron sacar 2.400 euros para comprar un coche nadie les puso problemas. Todo parecía estar atado y bien atado.

A finales de 2009 la burbuja ya había explotado y decidieron retirar los 7.560 euros que quedaban en el depósito. Al llegar al banco les dijeron que eso no era posible. No lo sabían, pero lo que habían firmado destinaba su dinero a comprar participaciones preferentes, un complejo producto de inversión que no es un depósito al uso. La crisis ya estaba aquí y dada la difícil situación del mercado, les dijeron en el banco, no podían darles su dinero en ese momento.

Que se habían metido en una arriesgada inversión sin garantías no fue lo único que les ocultaron. Tampoco sabían que el contrato que habían firmado vencía el 31 de diciembre del 2050. Llegados a este punto, decidieron ir a los tribunales. El juicio se ha desarrollado durante una crisis que ha visto cambiar el nombre de la entidad varias veces: de Caixanova a NovaCaixaGalicia (en 2010) y después a Novagalicia Banco-NCG (2011).  

El Juzgado nº 1 de Cambados (Pontevedra) ha considerado que el contrato de adquisición de preferentes inducía al error y lo ha declarado nulo por "inadecuada, falsa e insuficiente información por parte de la entidad financiera". Ahora Novagalicia tendrá que devolver los 7.560 euros más intereses. 

  • La crisis está llena de historias como esta, pero no todas terminan bien. Si eres socio de la OCU, recuerda que nuestra Asesoría (913 009 140) te ayudará a defender tus derechos.

Imprimir Enviar por email