Noticia

Caso Opening: última fase

03 abril 2012

03 abril 2012

Han pasado casi 10 años desde que la academia de inglés Opening cerrase sus puertas y dejase a sus usuarios sin clases, sin dinero y, en algunos casos, con un crédito pendiente. La OCU ha gestionado la reclamación de más de 800 afectados que pronto recuperarán todo el dinero que pagaron más los intereses. 

Han pasado casi 10 años pero la OCU no lo olvida... y la Justicia tampoco.

En agosto de 2002, Opening English, una academia de clases de inglés con 138 centros distribuidos por toda España, cerró sus puertas y puso pies en polvorosa. Más de 90.000 alumnos se quedaban sin clases y sin el dinero que habían pagado. Para empeorar la situación, muchos habían solicitado un crédito a un banco para pagar el curso, a través de los planes de financiación ofrecidos por Opening.    

Inmediatamente la OCU se movilizó y reunió a más de 800 afectados en torno a una demanda conjunta. Recomendamos pagar los meses de agosto y septiembre de 2002, pero no desembolsar ni un euro más desde el momento en que el afectado se sumaba a la demanda. 

Hizo falta demasiado tiempo, pero las sentencias fueron llegando. Se concedieron indemnizaciones y los créditos se consideraron resueltos: los bancos dejaron de exigir el pago de las cantidades pendientes y tenían que devolver todo lo que recibieron de los afectados desde el cierre de Opening hasta la fecha de la incorporación a la demanda.   

La OCU se ha ocupado de gestionar el cobro de las indemnizaciones para los afectados que se sumaron a la demanda. La sentencia firme estableció que los importes cobrados serían devueltos con intereses a los perjudicados. La imperdonable demora que todo este asunto arrastra solo tiene una ventaja: las indemnizaciones aceptadas en la sentencia deben cobrarse con unos intereses que van creciendo con el tiempo. 

Ha llegado por fin el momento de cobrar y hacer justicia. La sentencia es firme y el último recurso ha sido retirado. Tras hacer cálculos, la OCU ha presentado al juez una tabla indemnizatoria que tiene en cuenta los intereses desde el 10 de enero de 2003 hasta el 6 de marzo de 2012. Solo falta que el juez decida cómo se efectuarán los pagos.

La última fase de este desagradable caso ya está en marcha y la OCU promete hacer todo lo posible por acelerarla, pero no es posible hablar de plazos ya que la velocidad con que se resuelva el último tramite depende exclusivamente del Juzgado. En todo caso, creemos que la espera no será larga y pronto los afectados recuperarán su dinero.  


Imprimir Enviar por email