Noticia

Esquiar seguro

02 diciembre 2011

02 diciembre 2011

Un poco de calentamiento antes de ponerse los esquís previene las lesiones musculares. Aunque lo más importante es llevar un casco homologado. Y es que el traumatismo craneal es la principal amenaza para los esquiadores.

El casco, imprescindible

 

La principal causa de muerte en las estaciones de esquí son los traumatismos craneales. Bien provocados por una caída (41%), el choque contra un objeto sólido (35%) o la colisión contra otro esquiador (18%).

 

El uso de un casco integral (o convencional con una férula protectora) evitaría hasta un 60% de estas lesiones. Verifique que se trata de un modelo homologado: debe incluir el certificado EN 1077 acompañado de las siglas CE.

 

Estira antes y después de esquiar

 

* Lo ideal es practicar algún deporte a lo largo del año y, unas semanas antes de esquiar, realizar una preparación específica: de la musculatura lumbar y abdominal, de la pelvis y las piernas.

* Antes y después de ponerse la tabla o los esquís, tonifica y estira, especialmente los músculos de los miembros inferiores (cuadriceps, glúteos, isquiotibiales), abdominales, región lumbar y cervical. También conviene ejercitar la rodilla, la articulación más propensa a las lesiones.

Protege tu piel

 

* Asegúrate de ir bien equipado, con unas botas que fijen bien el pie (del mismo número que tus zapatos) y unos esquís que no superen tu altura: cuanto más cortos sean, más control tendrás sobre ellos.

* Las prendas deben ser impermeables. Y es importante llevar unas gafas con protección de los rayos ultravioletas. También debes protegerte la cara y los labios del sol con una crema de protección que tenga un factor elevado.

* Bebe agua o bebidas isotónicas varias veces al día para asegurar una hidratación adecuada. Y lleva contigo algún alimento calórico (chocolatinas, frutos secos, galletas) que te aporte la suficiente energía.


Imprimir Enviar por email