Noticia

Las marcas implicadas en el derrumbe de Bangladesh tratan de lavar su imagen

30 abril 2013

30 abril 2013

Firmas relacionadas con el derrumbre del edificio textil de Bangladesh donde murieron al menos 500 personas, han comenzado a actuar presionadas por acciones desde todo el planeta. Primark y El Corte Inglés darán indemnizaciones, y la firma irlandesa anima a que lo hagan otras implicadas.

Si quieres comprobar en qué condiciones se ven obligadas a trabajar algunas personas en Asia, no puedes perderte este vídeo.

 

Las marcas implicadas de alguna manera en el derrumbre del edificio Rana Plaza de Bangladesh, donde murieron al menos 500 personas, según datos oficiales, y resultaron heridas más un millar el pasado 24 de abril, han comenzado a tomar medidas, presionadas por acciones como la Campaña Ropa Limpia o la recogida de firmas iniciada por el presidente de la Federación Nacional de Trabajadores del Textil de Bangladesh, Amirul Haque Amin, que promueve una campaña en change.org para pedir a estas empresas que indemnicen a los afectados. Amin habla en concreto de Matalan, la irlandesa Primark y la española Mango.

Estas presiones han provocado que la compañía irlandesa de moda Primark, integrante del grupo Associated British Foods (ABF), haya comenzado a asumir responsabilidades con el anuncio de que compensará a las víctimas y a los familiares de los fallecidos, incluyendo ayuda alimentaria de emergencia, una provisión de ayuda para los niños que han quedado huérfanos, aporte económico para los heridos y pagos al contado a los familiares de los fallecidos, según ha señalado la compañía en un comunicado. Primark también ha emplazado a que hagan lo mismo a otras compañías internacionales que operaban directa o indirectamente en el edificio siniestrado.

Implicados españoles

El Corte Inglés fue una de las primeras empresas que admitió que se abastecía de productos fabricados en el inmueble siniestrado y abordó la cuestión, comprometiéndose a aportar ayuda de emergencia a través de ONG locales. La empresa participó el pasado día 29 en una reunión en Frankfurt, orientada a supervisar y mejorar las infraestructuras de las que se surte a largo plazo, junto con la Agencia Alemana de Cooperación al Desarrollo y otros actores internacionales. Pero esta reunión había sido convocada antes de acontecer el trágico suceso de Bangladesh.

La canadiense Loblaw, que no está presente en España, también se ha comprometido a indemnizar a los damnificados. Por su parte, otra empresa española, Mango, ha matizado en una nota que la empresa Phantom, propietaria de las fábricas textiles del Rana Plaza, no es una de sus proveedoras, y añade que tenía previsto realizar encargos en Bangladesh pero aún no los había hecho.

Al tiempo, se sigue buscando al empresario español David Mayor, director de una de las empresas que operaba en el edificio siniestrado, que está acusado de homicidio y negligencia.

Las autoridades locales han ordenado el cierre de otra fábrica cercana al complejo textil que se derrumbó porque el inmueble también presenta grietas.

Medidas ya

En la OCU llevamos años alertando de las precarias condiciones de trabajo de los empleados en diversos puntos de Asia, desde donde parte el 80% de la producción textil que se vende en Occidente.

Hemos pedido también a las autoridades locales, en numerosas ocasiones, que tomen medidas y que realicen controles para evitar que trabajar implique poner en riesgo la vida.

"Hechos como el ocurrido en Bangladesh justifican nuestras exigencias a pesar del peso del silencio y la falta de transparencia que, tan a menudo, denunciamos", sentencia el director de la OCU, José María Múgica, en su blog.


Imprimir Enviar por email