Noticia

Tuppers en los colegios, una opción económica que no debe descuidarse

19 septiembre 2016
tupper

19 septiembre 2016

Muchos niños llevan la comida al colegio en un tupper. Es una opción a tener en cuenta para propiciar el ansiado ahorro, pero no debemos planteárnosla a cualquier precio: se deben cuidar siempre los aspectos alimentarios y nutricionales.

Llevar la comida al cole dentro de un tupper es una opción cada vez más habitual entre los niños españoles, propiciada sobre todo porque la crisis sigue sin dar tregua y el ahorro se ha convertido en una prioridad para la mayoría.

Los elevados precios de los comedores escolares también han ayudado a que cada vez haya más niños, como sus padres, acudan al colegio con la comida en la mochila dentro de una tartera.

Para muchas familias, esta opción supone un importante ahorro. Pero, ojo, este ahorro no puede ser a cualquier precio, y hay una serie de aspectos que debemos tener en cuenta: la seguridad alimentaria y el equilibrio nutricional.

El tupper seguro

Al tratarse de platos preparados, éstos deben cumplir unas condiciones mínimas de manipulación que es necesario que tengan en cuenta tanto los padres como los responsables del propio colegio:

Se deben separar los alimentos crudos de los cocinados para evitar contaminaciones cruzadas. Por ejemplo, si apostamos por un almuerzo compuesto por tortilla de patatas y ensalada con guarnición, tendremos que llevar la comida separada en dos tuppers.

Preparar los platos con antelación puede facilitarnos la planificación del menu semanal, siempre teniendo en cuenta que un plato preparado no debe permanecer en la nevera más de 48 horas.

Si desde el momento de la preparación al del consumo van a pasar más de 48 horas, el plato debe congelarse. La mejor opción es hacerlo por raciones y tener presente que hay ciertos alimentos que no toleran bien la congelación, como la patata o el tomate.

Aunque resulte obvio, se debe comprobar también que el envase es hermético y resistente.

Los responsables del colegio, por su parte, tienen que propiciar una buena refrigeración de los alimentos; es decir, proporcionar neveras para la conservación de los tuppers desde que los niños entran a clase hasta la hora de la comida.

Además, el colegio debe garantizar que los niños puedan calentar la comida, tanto en microondas como en horno, preservando al máximo las condiciones de higiene.

La tartera equilibrada

Otro de los aspectos que se debe cuidar a la hora de llevarse la tartera al cole es el componente nutricional. En un país donde los índices de obesidad infantil van en aumento, la administración ha tenido establecido una serie de pautas para que los menús servidos en los colegios sean más saludables para los niños.

Aunque son los padres quienes tienen que velar por la buena composición de los menús de los tuppers de sus hijos, algunos expertos no confían en su buen criterio, no por mala voluntad, sino por falta de conocimiento o de tiempo. Por esta razón, desde OCU ofrecemos una serie de consejos:

  • Consigue el menú escolar del colegio. Estos menús, en principio, están diseñados por profesionales de la nutrición y te servirán de modelo y pueden ayudarte a que tu hijo no rechace ciertos platos: es más fácil que coma pescado si otros niños del cole tienen pescado en el menú.
  • La verdura tiene que estar presente en cada comida, o en el primer plato o como guarnición.
  • Alterna el arroz, la pasta, las legumbres, las patatas y las verduras en los primeros platos, y en los segundos apuesta por pescado blanco, azul, carne roja, aves y huevos.
  • El postre ideal es la fruta.
  • Las preparaciones a la plancha no aceptan bien el calentamiento en el microondas, ya que se resecan mucho. Es necesaria una salsa, pero hay que tener precaución con las grasas, por eso una salsa a base de tomate u otra verdura son buenas opciones.
  • Los fritos tampoco son una buena opción para el tupper, tanto desde el punto de vista nutricional como del gastronómico, puesto que la comida se ablanda y pierden toda su textura. Descártalos y resérvalos únicamente para alguna cena o comida del fin de semana.

A continuación te proponemos un menú diario para dos semanas con el que tus hijos tendrán una correcta y equilibrada alimentación:

Semana 1

  • Lunes: lentejas estofadas y huevos rellenos.
  • Martes: ensalada campera y cinta de lomo con pisto.
  • Miércoles: lasaña y ensalada mixta.
  • Jueves: crema de calabacín y pollo asado con patatas panaderas.
  • Viernes: arroz con tomate y filete de caballa al horno con brócoli.

Semana 2

  • Lunes: guisantes con jamón y albóndigas jardinera.
  • Martes: macarrones con chorizo y mero rebozado con ensalada.
  • Miércoles: menestra de verduras y salchichas con puré de patatas.
  • Jueves: marmitako y ensalada mixta.
  • Viernes: paella y tortilla de patatas con tomate natural.

Imprimir Enviar por email