Informe

Calentadores, ¿cuál va mejor?

07 noviembre 2019
Calentadores

El mantenimiento de los calentadores incluye al menos una limpieza del quemador. Además, cada dos años todos los modelos deberían ser revisados por un profesional entendido en la materia. Dependiendo del tipo de calentador, incluso podría hacer falta una memoria técnica o algún certificado.

Mantenimiento y revisión

Los calentadores están obligados a ser revisados cada dos años por un profesional cualificado.

 Operaciones de mantenimiento preventivo y su periodicidad
 Equipos y potencias útiles nominales (Pn)  Usos
 Viviendas  Restantes usos
 Calentadores de agua caliente sanitaria a gas 24,4 kW  5 años  2 años
                                                                     

Consejos para el mantenimiento 

Las tareas de mantenimiento y revisión deben comprender, al menos, una limpieza del quemador. Para su correcto funcionamiento sigue nuestros consejos:

  • No obstruyas los conductos de ventilación y salida de gases producidos por el calentador.
  • Si notas olor a gas: cierra la llave general de gas, abre las ventanas, no produzcas llamas ni chispas y no acciones interruptores eléctricos.
  • En las instalaciones de butano vigila el buen estado del regulador y del tubo, así como su caducidad.

consejos mantenimiento calentadores

Necesidades de la instalación

Según el Reglamento de Instalaciones Térmicas de Edificios (RITE) la evacuación de los productos de la combustión de los calentadores de ACS individuales de tipo estanco o tiro forzado, debe ser siempre a cubierta en edificios nuevos. Con las excepciones en viviendas unifamiliares y en instalaciones que se reformen en edificios existentes. En este último caso se podrá admitir también, además de calderas individuales con emisiones de NOx de clase 5, equipos para la producción de agua caliente sanitaria de tipo B y C de potencia útil igual o inferior a 24,4 kW.

Al igual que con las calderas la instalación y revisiones de los calentadores deben ser realizadas por instaladores habilitados y cualificados que actúen en el seno de una empresa instaladora habilitada. Si la caldera tuviera una potencia igual o inferior a 24,4 kW, también podrá hacerlo el servicio de asistencia técnica del fabricante o una empresa instaladora de gas.

En las instalaciones cuyo combustible sea el gas, previamente debe estar puesta en servicio la instalación receptora de gas hasta la llave del aparato.

Las instalaciones de potencia igual o inferior a 70 kW requieren una memoria técnica que puede ser suscrita por un instalador habilitado; como salvedad, no requieren ninguna documentación las instalaciones hasta 5 kW o las de producción exclusiva de ACS hasta 70 kW.

Memorias y certificados de instalación

Una vez finalizada la obra se suscribirán los correspondientes certificados; en el caso que se haya requerido proyecto se precisa dirección de obra visada por el técnico titulado competente, bajo cuya dirección se habrá efectuado la misma.

Para las pruebas de funcionamiento bajo la responsabilidad del instalador habilitado, o del técnico competente (cuando este último sea preciso) se solicitará suministro de combustible para pruebas a la compañía suministradora.

Finalizadas las pruebas se registrará la documentación ante el órgano competente de la comunidad autónoma que constará de:

  • Memoria técnica o proyecto. 
  • Certificados de la instalación.
  • Certificado de la instalación inicial cuando así lo determine la CCAA.