Noticia

Tirar de tarjeta... con cabeza

30 diciembre 2016
tarjeta

30 diciembre 2016

Pagar las compras con tarjeta de crédito es muy cómodo, siempre que se use con cabeza para evitar endeudarse en exceso. Aplazar el pago o recurrir siempre al crédito puede convertirse en un arma de doble filo.

No pagues de más: consulta las condiciones de las mejores tarjetas de crédito en el

Comparador de Tarjetas

Y comprueba que hay mucha diferencia entre elegir una tarjeta que te cobre más de 30 o 40 euros anuales... y otra que te devuelva más de 100 euros solo por usarlas.

Usa bien tus tarjetas

Las compras navideñas, el electrodoméstico que has cambiado, ese viaje inaplazable, unas rebajas a las que no te has podido resistir... ¡tu tarjeta está que echa humo! Y lo pero está por venir: cuando llegue el extracto de la tarjeta, a ver cómo podemos pagar todo eso...

Para evitar endeudarte en exceso y tener problemas con la financiacion de tus compras la clave está en usar bien tus tarjetas de crédito.

5 principios básicos

  • Evita acumular muchas tarjetas. Una tarjeta de débito y una de crédito son suficientes para cubrir las necesidades de un usuario medio. Disponer de muchas tarjetas, además de ser caro (ojo a las comisiones de mantenimiento y gastos, que pueden superar los 30 euros) y de implicar un riesgo mayor en caso de uso fraudulento, supone contar de un crédito muy amplio, pues podemos acudir al crédito de una segunda tarjeta si hemos llegado a agotar el de la primera: el resultado es que , con más crédito, mayor es la probabilidad de sobreendeudamiento.
  • Las tarjetas de crédito permiten la opción de aplazar el pago en varias cuotas. Sin embargo esta solución suele tener un coste elevado, ya que el tipo de interés que se paga por el aplazamiento suele ser bastante alto, superando a menudo el 20% TAE.
  • Si alguna vez tienes que utilizar el pago aplazado de la tarjeta, lo mejor es utilizar los sistemas de pago especiales que ofrecen la mayoría, que suelen consistir en aplazar una sola compra. Utilizar los sistemas de pago tradicionales, por ejemplo el pago de una cuota fija al mes, supone aplazar siempre todo el gasto realizado con la tarjeta y esto normalmente nos lleva a utilizar más crédito del que realmente necesitamos. Algunas tarjetas no permiten aplazar una sola compra, sino que solo dan la opción de aplazar todos los pagos realizados con la tarjeta; en ese caso, úsala solo para pagar la compra que deseas aplazar y a continuación guárdala, no pagues más con ella hasta que puedas volver a cambiar la forma de pago a fin de mes sin intereses.
  • Si tienes pagos aplazados con tarjeta, en cuanto dispongas de liquidez cancela anticipadamente la deuda pendiente. La comisión máxima por cancelación no puede superar el 0,5% del capital pendiente si la fecha de vencimiento es inferior a un año, y del 1% si es superior.
  • Si necesitas recurrir al crédito con frecuencia, puede que estés cerca de una situación de exceso de endeudamiento. Replantéate tus hábitos de consumo y toma medidas para adecuar los gastos a tu capacidad de pago. 

Imprimir Enviar por email