Noticia

Vamos a acabar con las etiquetas trampa

23 junio 2015
etiquetas trampa

23 junio 2015

Si un alimento no es lo que parece, ¡que cambien la etiqueta! Una sentencia del Tribunal de Justicia Europeo lo deja claro: la etiqueta no puede sugerir ingredientes que no están por ninguna parte. Danone nos brinda un ejemplo perfecto: yogur líquido "sabor fresa"... sin rastro de fresas. 

Hecha la Ley, hecha la trampa.

  • El reglamento es claro y obliga a indicar la cantidad de un ingrediente si aparece destacado en la etiqueta mediante palabras/imágenes. 
  • Pero la realidad es complicada y las marcas se esfuerzan para encontrar recovecos. 

He aquí un yogur líquido de Danone "sabor fresa", con dos fresas de tamaño considerable en el envase. 

Esto es lo que ves cuando lo compras:

Cuando te lo tragas... ¡sorpresa! No lleva nada de fresa

Tampoco lleva ninguna otra fruta y ni siquiera han usado fresas para que adquiera su color rojizo (eso lo han conseguido con el colorante E120... que en la lista de ingredientes aparece como "carmín"). 

¿Y qué pasa con el reglamento? Pasa que Danone se ha limitado a ponerle aromas de fresa y el reglamento no prohíbe este truco expresamente.  

Por eso pueden intentar vendértelo como lo que parece (y no es).  



La buena noticia es que el Tribunal de Justicia Europeo acaba de sentenciar a muchos de estos etiquetados: se prohíbe sugerir mediante imágenes o palabras ingredientes que el producto no tiene. Según esta sentencia, Danone tiene que cambiar el envase de su yogur líquido. 

La mala noticia es que incluso esta sentencia esconde una pega importante: no habla de un porcentaje mínimo de ingrediente. Y al no decir nada, se entiende que permite poner un ingrediente en texto/imágenes aunque el producto lleve poquísimo (menos de un 1%, por ejemplo). 

Doble receta contra el engaño

Solo si sabes lo que comes, puedes reaccionar cuando intentan colártela.  

  • 1. Luchar por un reglamento mejor: queremos que se cumpla la Ley y que crezca la letra pequeña. Para conseguirlo necesitamos tu firma.
  • 2. Denunciar públicamente las etiquetas tramposas: ya lo estás haciendo en Twitter y a través del email sabemosloquecomemos@ocu.org.  

Imprimir Enviar por email