Aditivos alimentarios

Los aditivos alimentarios se utilizan para mejorar la conservación, el aspecto, la textura o el sabor de los productos que los contienen. Todos los aditivos que se usan en la Unión Europea han sido previamente evaluados y su uso está autorizado bajo ciertas condiciones (categorías de alimentos, dosis...).  La mayoría de los aditivos son inocuos, pero algunos pueden entrañar cierto peligro, especialmente en grupos de población sensibles. Además hay que tener en cuenta el “efecto cóctel” y el "efecto suma".

¿Quieres saber más sobre los aditivos que consumes?

Si quieres descubrir cuál es su función real, saber si es imprescindible o innecesario, si puede provocar reacciones alérgicas, si hay que tener determinadas precauciones con su consumo, etc. esta herramienta puede dar respuesta a tus preguntas. Descubre qué esconde cada aditivo y consigue más información sobre cada uno de ellos.

En OCU pensamos que no todos aditivos son iguales. Por eso los clasificamos en 4 categorías, según la valoración:“Aceptable”, "Tolerable", "No recomendable" y "Evitar". 

Puedes usar cualquier de estos filtros para realizar tu búsqueda. Si usas el código, indica solo el número (sin la letra E)