Noticia

LG Pocket Photo PD233, la impresora fotográfica de bolsillo

29 mayo 2013
Impresora

29 mayo 2013

LG acaba de lanzar su impresora fotográfica de bolsillo, que pretende triunfar donde no pudo la Polaroid PoGo. Todo un juguete tecnológico para imprimir fotos desde un smartphone, a la venta por 149 euros. La pega, el coste de las fotos: unos 50 céntimos cada una.

Si estás buscando una impresora, compara y elige con nuestro Comparador de Impresoras.

 

LG acaba de lanzar una novedosa impresora que ha bautizado con el nombre de Pocket Photo PD233. Se trata de una impresora fotográfica de bolsillo, pequeña, moderna y manejable, que pretende triunfar donde no pudo hacerlo la Polaroid PoGo. Todo un juguete tecnológico para imprimir fotos fácilmente desde un smartphone, que se pone a la venta por 149 euros.

La nueva impresora de bolsillo LG Pocket Photo PD233 utiliza papel Zink (Zero ink). Para imprimir las fotos es necesario descargar previamente la aplicación LG Pocket Photo, disponible para Android e iOS.

La foto se envía desde el smartphone a la impresora de forma inalámbrica mediante NFC o bluetooth.  La app de LG también permite realizar ligeros retoques e insertar códigos QR antes de imprimir o compartir la foto.

Buen momento

Para tener éxito, sin duda se debe elegir bien el momento. En 2008, Polaroid sacó a la venta un producto similar a la impresora de bolsillo de LG, la Polaroid PoGo, y actualmente está descatalogada. Aquel modelo no cuajó entre el público y aunque éste de la marca coreana es bastante similar, introduce aspectos novedosos, entre los que destacan:

  • El NFC permite que con pasar tu smartphone por encima de la Pocket Photo se inicie el proceso de impresión.
  • Insertar en tus fotos un código QR, para luego compartirlas a través de redes sociales o imprimirlas.

50 céntimos cada foto

Teniendo en cuenta que la gran mayoría de los móviles que se venden en España son actualmente smartphones, la idea de contar con una impresora de este tipo no es en absoluto descabellada. Eso sí, su precio es de 149 euros, a lo que hay que añadir aproximadamente 50 céntimos por cada foto impresa en el caso del papel Zink. Lo cual es para pensárselo dos veces.

Lo cierto es que esta impresora fotográfica de reducidas dimensiones es más un juguete tecnológico que un artículo de necesidad. Además, las fotos también son de reducidas dimensiones: 5,1 x7,6 cm (2x3 pulgadas) frente al tamaño 10x15 tradicional.


Imprimir Enviar por email